Resumen del mercado global de la fresa

Las fresas están sufriendo las consecuencias del coronavirus. La preferencia de los consumidores por frutas con una vida útil más larga en estos días ha hecho que este producto haya perdido protagonismo. En España, la oferta es mayor que la demanda y los productores de California intentan evitar la sobreproducción. En Francia, sin embargo, ocurre lo contrario. El llamamiento del Gobierno a comprar productos locales y la disminución de las importaciones de producto español han hecho que la demanda haya superado la oferta.

España: se teme una disminución de la superficie cultivada
El colapso de los precios de la fresa, debido a las consecuencias de la crisis sanitaria, ha hecho que algunos productores onubenses hayan decidido dejar las fresas restantes en el campo, con aún un mes y medio de temporada por delante.

Aunque este ha sido un año con un volumen menor debido a las condiciones meteorológicas (más lluvia y temperaturas más bajas de lo normal), la oferta es mayor que la demanda. Los precios actuales hacen temer que la superficie dedicada al cultivo de fresas disminuya de cara a la campaña siguiente. A pesar de la situación, las empresas continúan recogiendo y envasando y esperan salvar la campaña para que los productores puedan plantar en el próximo ejercicio. El cambio de los hábitos de compra del consumidor debido al confinamiento y el cierre del sector hostelero han provocado una disminución muy notable de la demanda de fresas. El consumidor prefiere fruta que tenga una vida útil más prolongada para reducir la cantidad de visitas al supermercado. Para paliar el problema de la escasez de mano de obra, se está contratando a desempleados provenientes de sectores donde actualmente no hay actividad. Pero muchas veces, estas personas dejan el nuevo puesto de trabajo después de unos días por falta de experiencia.

Italia: comienza la cosecha en el norte del país
Basilicata, una región del sur de Italia con 830 hectáreas de fresas, ya ha cosechado el 60% de su volumen total de este año. La temporada en la región continúa hasta los primeros días de junio. Los precios de las fresas italianas oscilan entre 2,50 y 3,50 €/kg. En la última semana, la demanda ha aumentado principalmente en los mercados del centro-norte de Italia. En la región de Campania hay una merma en la producción. Actualmente, los precios están subiendo porque la demanda es más alta que la oferta por el tiempo veraniego.

En el norte de Italia se están recogiendo fresas bajo túnel. Muchos productores del norte siembran variedades con un alto contenido de azúcar. Los precios son buenos, pero alrededor de Pascua muchos compradores se quejaron de que eran demasiado altos. Gracias al cultivo bajo túneles y a las producciones hidropónicas en invernaderos, algunos productores pueden abastecer el mercado de fresas italianas durante 7 meses.

México: a pesar de la escasez de mano de obra, el final de la temporada no se adelanta
La temporada de fresas en México casi ha terminado. La variedad Baja continúa hasta la segunda semana de mayo. Los mayores volúmenes se exportan entre octubre y marzo, mientras que la gran mayoría de las fresas cosechadas en abril y mayo se destinan al mercado interno. Aunque se exportan fresas a 38 países diferentes, el 97% va a los Estados Unidos y Canadá. Esta temporada, la pandemia ha causado fluctuaciones significativas en el precio y también en las exportaciones. Sin embargo, la temporada no termina con antelación debido a la actual escasez de mano de obra.

Países Bajos: inicio soleado para las fresas de invernadero
Según los comerciantes holandeses, el inicio de la temporada holandesa de fresas de invernadero es más fácil que en años anteriores. El crecimiento de la superficie de cultivo protegido no ha sido tan grande como en años anteriores y la temporada española y marroquí terminó antes de lo habitual debido al mal tiempo y la escasez de recolectores. Por lo tanto, el cambio al producto holandés se hizo sin problemas. La demanda en Semana Santa ha sido buena, como de costumbre, y la disminución de la demanda después de Pascua no fue tan grande como en años anteriores, por lo que los volúmenes se despacharon a precios razonables. Con el buen tiempo de la próxima semana, el Día de la Madre y las vacaciones noruegas por delante, las perspectivas son buenas. El comercio diario está bajo cierta presión, con precios de entre 2,40 y 2,80 euros por kilo, pero los comerciantes holandeses no están muy preocupados por esto de momento.

Bélgica: la temporada ha tenido un buen comienzo
La temporada de fresas belga ha comenzado bien. La calidad ha sido buena y los precios, asequibles. Hasta ahora, las ventas de fresas belgas han ido bien, en parte porque el comercio retail belga ha cambiado rápidamente a los productos locales. Las fresas belgas también han podido aprovechar el incremento del consumo de productos frescos debido a la crisis del coronavirus. Los volúmenes ahora están comenzando a aumentar y las exportaciones deberían de despegar, pero dado que los mercados de exportación también se están viendo afectados por la pandemia, esto puede ser difícil.

Alemania: mercado de la fresa en equilibrio
A pesar del ambiente algo deprimido en tiempos de coronavirus, la temporada alemana está en pleno apogeo. El producto nacional, que entró al mercado hace varias semanas, compite con el producto holandés. Como cada año, el fin de semana de Pascua causó un pico de ventas. A pesar de los informes alarmantes sobre la escasez de recolectores y posibles aumentos exponenciales de los precios, las cotizaciones de la fresa están al mismo nivel que el año pasado, de acuerdo con un comerciante de la ciudad de Düsseldorf.

A pesar del aumento constante del cultivo bajo cubierta en Alemania, las fresas de las producciones al aire libre dominan el mercado. "Seguimos dependiendo de los Países Bajos y Bélgica para las fresas de invernadero y túnel", dice un comerciante. Las variedades más importantes en Alemania siguen siendo Elsanta y Sonsation. Por el momento, parece improbable que haya producción de fresas alemanas durante todo el año. Esto se debe en parte a los altos costes de la energía en el país, ya que no son subsidiados. Los costes a menudo son cinco veces más altos que en los Países Bajos. Por ello, los nuevos conceptos de cultivo, como el cultivo con iluminación artificial, apenas son rentables.

A pesar de su gran popularidad, las fresas son un producto relativamente barato, lo que dificulta la inclusión del aumento de los costes de producción en el precio de venta, de acuerdo con un productor. Por esa razón, los productores se resisten a alargar la temporada de producción. "El mercado sigue prefiriendo las fresas importadas, más baratas".

Francia: cambio repentino en el mercado interno
El mercado francés de la fresa ha sufrido las consecuencias del coronavirus. Los consumidores no estaban interesados en la fresa, ya que preferían frutas y hortalizas básicas con un larga vida útil. Pero de repente se produjo un cambio. La demanda empezó a superar la oferta de fresas francesas, causando precios más altos. La razón de este cambio repentino fue el llamamiento del Gobierno francés a consumir más productos nacionales y la disminución de la importación de fresas extranjeras. Las importaciones españolas en particular cayeron bruscamente debido a la escasez de mano de obra en ese país.



Turquía: demanda creciente de Rusia
Las fresas turcas se benefician actualmente de las dificultades en la cosecha en Grecia y de la creciente demanda de los mercados ruso y bielorruso. Los productores turcos ven oportunidades para sus fresas, ya que los volúmenes son muy buenos. Sin embargo, existen algunos desafíos en la cosecha y en la logística. "Las fresas se deben recoger, envasar y enviar el mismo día", dice un productor que envía sus productos al mercado de Europa del Este. “Si algo falla en algún punto, todo sale mal. No puede haber demoras en el transporte porque es un producto muy delicado".

China: altos volúmenes pero poca demanda
Las ventas de fresas en el mercado chino han sido moderadas en los últimos meses. La temporada comenzó bien en enero, cuando hubo una gran demanda debido a la celebración del Año Nuevo chino. Durante este periodo, las fresas siempre funcionan bien y generalmente se venden en cajas muy bonitas. El período pico de la cosecha siempre cae entre enero y marzo. Este año, hizo un tiempo muy favorable para las fresas y, por lo tanto, el rendimiento fue más alto que el año pasado.

Sin embargo, las ventas disminuyeron a mediados de febrero a medida que el coronavirus se propagaba por China. Se hizo mucho más difícil transportar las fresas y encontrar suficientes trabajadores temporeros para la recolección. Como resultado, se perdió una gran parte de la cosecha, ya que las fresas tienen una vida útil corta. Muchas se quedaron en los campos o no pudieron transportarse después de ser cosechadas. Una vez que la situación mejoró y volvió a estar bajo control, los vendedores pudieron recuperarse rápidamente con nuevos suministros de fresas frescas. No obstante, la demanda había bajado, haciendo que el precio de las fresas fuera más bajo que el año pasado.

 

Estados Unidos: la sobreproducción es inminente
Las fresas disponibles en el mercado norteamericano ahora provienen principalmente de California. Los volúmenes son grandes, incluso demasiado, según algunos productores y comerciantes, quienes temen una sobreproducción en las próximas semanas, no solo por el tiempo cálido que está haciendo en California, que podría duplicar los volúmenes de fresas en los campos de Salinas/Watsonville y Santa María, sino también por el cierre del sector hostelero. Las existencias de fresas de Oxnard ya se envían parcialmente a la industria procesadora para mantener el equilibrio actual de la oferta y la demanda en el mercado. A través de campañas promocionales, el sector está tratando de promover la venta de fresas en el comercio retail y parece que está funcionando. La oferta y la demanda están actualmente en equilibrio y, por lo tanto, los precios son estables. El inicio de la temporada de cerezas en California podría reducir la demanda de fresas, especialmente porque las oportunidades de exportación de este año están siendo limitadas por el coronavirus, lo que significa que más cerezas entrarán en el mercado interno. Pero antes de eso, se celebrará el Día de la Madre, que en EE. UU. es un día muy importante que siempre aumenta las ventas de fresas.

Australia: inicio de temporada en Queensland
La temporada de fresas ha comenzado en el norte del país, en Queensland. Algunos productores suministrarán fresas hasta el mes de octubre. Australia, sin embargo, es un país que cuenta con una producción de fresas de varias regiones que abarca todo el año. Los volúmenes disminuyeron un 18% en la campaña 2018-2019 en comparación con el año anterior, hasta 76.604 toneladas. El valor cayó un 12%, hasta 392,4 millones dólares australianos (236,2 millones de euros). Solo una pequeña parte de la cosecha se destina a la exportación (3.685 toneladas). El 88% de las fresas están destinadas al mercado de productos frescos, de las cuales el 85% corresponden a retailers y el 15% restante al foodservice.

La semana que viene: resumen del mercado global de la piña


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor