Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Entrevista a Massimo Pavan, experto en agronegocios europeo

Hoy en día, cultivar tomate es perder dinero

Nos acercamos a la última semana de mayo, un mes bastante crucial para la comercialización del tomate, que, en esta época del año, está sujeta a bajadas. Para hacer análisis de la situación, hemos entrevistado a Massimo Pavan, experto en agronegocios europeos.

"El desarrollo de la producción en general, basándome en las noticias que voy recibiendo, sugiere que cada vez es más complicado producir tomates. Los costes están aumentando a causa de nuevas enfermedades y de la Tuta absoluta, la cual, con las temperaturas altas, está destruyendo las producciones y dando lugar a rendimientos más bien bajos. Si bien hasta hace unos años el coste de producir tomate cherry rondaba 1-1,20 euros el kilo, ahora ronda 1,40-1,50 euros. Es evidente que ningún mercado, hoy en día, puede compensar estos precios medios. Por lo tanto, creo que los tomates no podrán competir en el largo plazo", dice Pavan.

Una situación alarmante
"Simplemente, significa que el productor medio todavía no llega a fin de mes", continúa Pavan. "Cree que está ganando dinero porque vende el tomate a 1,20 euros, pero no se da cuenta de que está perdiendo de 20 a 30 céntimos de euro por kilo. Los precios de producción del tomate en los últimos diez días se han desplomado y el precio del cherry va de 30 a 70 céntimos para la mejor calidad. Naturalmente, el extranjero nos ha cerrado las puertas porque su producción comenzó ya en marzo y solo nos queda un mercado nacional bastante pesado, porque otras zonas geográficas mediterráneas, además de Sicilia, también han llegado ya".

Los segmentos tractores son difíciles de identificar
"No es fácil predecir las tendencias de consumo, también porque el único producto que se busca, y a menudo se paga en exceso, es el que falta", explica el experto. "A veces creo que el tomate datterino, cuando falta, alcanza hasta 3 euros por kilo y nunca se puede satisfacer toda la demanda, mientras que otras veces con el mismo producto ni siquiera se alcanza el precio mínimo porque ya no despierta ningún interés".

Competencia extranjera
"La influencia de la competencia extranjera es un factor crucial para nosotros en los mercados europeos", señala Pavan. "Aquellos que puedan ofrecer el producto al precio más bajo prevalecerán. La mitad de los costes de producción en Italia están relacionados con la mano de obra. Entonces, dado que la producción en algunas zonas del Mediterráneo puede contar con mano de obra más barata, es fácil de entender que esos países llevan ventaja. Hablamos, es obvio, principalmente del norte de África".

Medidas para el producto siciliano
"Las medidas necesarias para promover el producto siciliano empiezan por el apoyo de la Región Siciliana, que debería crear una marca paraguas para las frutas y hortalizas Made in Sicily. Esto permitiría publicitar la producción siciliana en su conjunto no solo en ferias comerciales, sino también internacionalmente", afirma el experto.

Envasado
"En cuanto al envasado, está en constante evolución y puedo afirmar que, antes incluso del coronavirus, ya estábamos siguiendo el efecto Greta Thunberg: envases más ecológicos, menos plástico, más granel, soluciones totalmente reciclables. Desde marzo, no obstante, parece que todo esto se ha dejado a un lado y hemos regresado al plástico y a soluciones de envasado lo más selladas posibles, precisamente por motivos higiénicos relacionados con el contagio de la COVID-19. En mi corazón, espero que regresemos a prescindir del plástico allí donde sea posible, porque hasta ahora no hemos sido capaces de gestionar todos los residuos a escala mundial. Cuantos menos residuos generemos, menos tendremos que gestionar", concluye Pavan.


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor