Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Castilla y León

España: "El mercado de la patata podría estar congestionado a partir de mediados de agosto"

La próxima campaña de patatas en Castilla y León, cuya situación actual arroja buenas expectativas, podría verse empañada por la evolución del mercado los próximos meses, que estará influenciado tanto por las consecuencias de la pandemia como por los efectos que la prohibición del clorprofam tendrá sobre el sector europeo.

La superficie sembrada en la comunidad autónoma podría ser similar a la del año pasado, es decir, en torno a las 19.000 ha, según ha estimado Eduardo Arroyo, presidente de la Asociación de Productores de Patata de Castilla y León (APPACYL).

Se ha constatado un aumento en las ventas de semillas de las variedades Agria y Lady Amarillo, porque son las que cuentan con una mejor conservabilidad, ya que tienen más materia seca y menos agua, ahora que no se podrá usar el antigerminativo clorprofam. Estas variedades son las que mejor aguantan para ir saliendo en diciembre, enero y febrero a la espera de la llegada de la patata nueva de la siguiente campaña.

Las siembras se han ido realizando de forma muy escalonada, desde primeros de marzo hasta finales de mayo, como consecuencia de las lluvias, lo que permitirá que también los arranques sean escalonados. En general, el cultivo se encuentra en perfectas condiciones y con buen estado sanitario, ya que las altas temperaturas de los últimas semanas han barrido los ataques fúngicos provocados por las frecuentes lluvias.

Si la meteorología acompaña, esta podría ser una buena campaña agronómicamente hablando y se podrían llegar a producciones sobre 800.000-850.000 toneladas en Castilla y León.

Sin embargo, la campaña estará llena de incógnitas para el sector patatero. “No sabemos cuánto turismo vamos a tener, por lo que desconocemos la demanda. Tampoco sabemos ni cuánta patata va a entrar de Francia ni cuándo, ya que es previsible que cambie su patrón de envíos. Tradicionalmente estas importaciones llegaban desde diciembre hasta marzo-abril, pero como ahora no van a poder conservarlas por la falta de clorprofam, podrían empezar a llegar a partir de agosto, que es cuando se saca el grueso de la cosecha de Castilla y León”, señala Arroyo, quien prevé que en junio y julio habrá un mercado fluido pero que estará congestionado a partir de mediados de agosto.

 

Fuente: agrodigital.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor