Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

España

¿Qué puede hacer el compost agroindustrial por las lechugas?

Un estudio del proyecto RETOS de la Agencia Estatal de Investigación, en el que participan investigadores de la Escuela de Agrónomos de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), de la Miguel Hernández, de Elche, y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CEBAS-CSIC), ha concluido que el uso de compost agroindustrial en la producción de vegetales de hoja, como lechugas o espinacas, incrementa los niveles de antioxidantes y vitaminas de estas hortalizas, promoviendo sus propiedades saludables.

La investigación destaca además que este tipo de compost reduce la utilización de fertilizantes químicos y pesticidas, al tiempo que mejora la calidad de la producción y contribuye a mitigar el calentamiento global.

Asimismo, demuestra cómo el compost actúa como biopesticida frente a diferentes patógenos de estas variedades de cultivo en una agricultura intensiva sostenible. "Contribuye a la resistencia de la lechuga a la enfermedad conocida popularmente como marras de plantación. En el caso de la espinaca, frente a mildiu", señala el catedrático Juan Fernández, investigador responsable del grupo Hortofruticultura Mediterránea.

Derivados del café y la lavanda
Los investigadores utilizan, además, aditivos procedentes del café o la lavanda que inducen la formación de compuestos con efectos saludables, entre ellos fenoles, flavonoides y vitamina C, agrega la catedrática Catalina Egea, investigadora responsable del grupo de Genética y Biología Vegetal y subdirectora del Instituto de Biotecnología Vegetal de la UPCT.

A través de los ensayos que se están realizando desde el 2018 en la finca Tomás Ferro de la UPCT y en cultivos comerciales de diferentes municipios de Murcia y Alicante, entre ellos Alhama, Librilla y Orihuela, los investigadores han llevado a cabo un estudio de postcosecha para analizar si el uso del compost puede mejorar la vida útil de la lechuga y la espinaca como productos de IV gama. 

Fernández y Egea subrayan que el compost puede ser una alternativa al uso de la turba, el sustrato más importante utilizado en la agricultura intensiva. En la actualidad se buscan opciones más sostenibles, tanto desde el punto de vista medioambiental como económico. 

El proyecto comenzó hace dos años y tiene previsto concluir a finales de 2020.

 

Fuente: lavozdegalicia.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor