Cada hectárea de invernadero absorbe el CO2 que producen 8 coches al día

"La producción en invernadero es uno de los sistemas más sostenibles del mundo"

La agricultura en invernadero en el suroeste español no solo supone una importante fuente de alimentos y empleo, sino que juega un papel medioambiental: cada hectárea de cultivo en invernadero absorbe la misma cantidad de dióxido de carbono (CO2) que el que producen 8 automóviles circulando durante un día. Además, también contribuye a reducir el calentamiento global, al reflejar la luz solar.

Para José Manuel Escobar, experto en agronomía de invernaderos y perteneciente a una cuarta generación familiar de productores y exportadores, la producción agrícola en invernaderos se trata de uno de los sistemas agrícolas "más sostenibles del mundo".

El riego localizado que se emplea en estos centros productivos agrícolas consume 20 veces menos de agua que un cultivo en campo abierto, destaca Escobar en declaraciones a Efeagro, a la vez que subraya que este sistema de cultivo permite el control preciso, tanto del mismo como de los recursos que consume.

Además, el sol y el clima del sureste de la península ibérica, especialmente de determinadas zonas de la costa mediterránea de las provincias de Almería, Granada y Málaga, son grandes aliados de este sistema porque evitan la necesidad de calefacción y de otras fuentes de energías contaminantes.

Escobar, dedicado a la producción de hortalizas ecológicas, es uno de los precursores del control biológico en este tipo de instalaciones agrarias. Asimismo, con los restos orgánicos que generan sus explotaciones, diseñadas bajo el sello del pensamiento en lo ecológico, obtiene compost de lombriz para desarrollar una bioeconomía sostenible.

Asimismo, ha implantado en sus invernaderos un sistema de cosecha directa con la que se consigue una frescura y vida útil del producto de hasta tres veces mayor que la del resto de productores, ya que las hortalizas se recolectan y se envían refrigeradas a los clientes en el mismo día.

Escobar está convencido de que estas técnicas constituyen el futuro de la agricultura, en el marco de las nuevas directrices de la Unión Europea, a cuyos países se dirige la producción de su empresa, LQA Thinking Organic, prácticamente en exclusividad.

Con ello se logra mantener el equilibrio ecológico, la biodiversidad y la calidad del agua y del suelo, en el marco de una serie de prácticas que incluyen la rotación de cultivos, para un uso eficiente de los recursos; el uso de recursos in situ, como fertilizantes naturales, y la prohibición del empleo de pesticidas químicos y fertilizantes sintéticos y de la utilización de organismos genéticamente modificados.

 

Fuente: agrodiario.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor