Florida

Una familia de agricultores, desconcertada por la contaminación de 22 de sus hectáreas de sandías

Una familia de agricultores de Newberry ofrece una recompensa de 10.000 dólares por información que ayude a detener y condenar a la persona que creen que contaminó intencionadamente 22 hectáreas de sandía.

Hugh Martin alquila una gran propiedad en Newberry Road, donde él y su familia producen sandías para su negocio agrícola, Martin Farms LLC. Después de que 22 hectáreas de sus cultivos fueran misteriosamente destrozadas, su hijastro lo denunció en las oficinas del sheriff de los condados de Alachua y Gilchrist, declarando que alguien llenó intencionadamente su pulverizador con productos químicos dañinos.

El copropietario del negocio, Joshua Moore, explicó que el incidente ocurrió el 1 de junio cuando roció lo que pensó que era un tanque lleno de pesticida sobre las sandía como parte de su rutina nocturna. Los tanques de productos químicos suelen estar llenos de pesticidas que mantienen a los insectos dañinos alejados de los cultivos. El negocio es "apícola", por lo que los productos químicos se rocían por la noche para evitar lastimar a las abejas, que están más activas durante el día. Moore utilizó un pulverizador Kennco, que es arrastrado por un tractor.

Mientras rociaba los cultivos, Moore comentó que una de las boquillas del pulverizador se dañó en una cerca, así que dejó de pulverizar la finca. En ese momento, solo había rociado la mitad de la tierra.

Unas horas más tarde, volvió a la finca y se dio cuenta de que las sandías que había rociado se estaban marchitando.

Un representante del Instituto de Ciencias Alimentarias y Agrícolas de la Universidad de Florida tomó una muestra de la hoja de los cultivos dañados, y la analizó para ver si había sido rociada con herbicida. La muestra dio positivo en dos tipos diferentes de herbicida.

Se destruyeron 22 hectáreas de sandías, lo que en última instancia equivaldrá a una pérdida de alrededor de medio millón de dólares para la familia.

"Fueron celos", continuó Moore. "Alguien sabía que era un buen año y quería estropeárnoslo".

Moore expresó que el pulverizador puede contener 3.785 litros de productos químicos, pero probablemente no habría necesitado mucho más que 4 litros de herbicida para provocar daños serios a sus cultivos. También dijo que el pulverizador no se guarda bajo llave ni está vigilado por una cámara, porque nunca han tenido motivos para creer que alguien lo llenaría intencionadamente de herbicida.

"Llevamos haciendo esto durante años, y nunca hemos tenido que poner cámaras cerca de nuestros pulverizadores", concluyó Moore. "En el futuro, encontraremos alguna forma de protegerlos".

Fuente: gainesville.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor