Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

España

Las cadenas vuelven a comprar cebollas y patatas valencianas tras agotar las importadas

La reactivación de las compras de cebollas y patatas del campo valenciano por parte de las grandes cadenas de distribución comercial, que hasta ahora se abastecían de género importado, han coincidido con la convocatoria de protestas de los agricultores por la desastrosa situación del mercado de ambas referencias.

Las organizaciones agrarias de la comunidad autónoma ya denunciaron en abril la sinrazón de las importaciones masivas de cebollas de Perú, Nueva Zelanda y Holanda a precios elevados, en puertas de iniciarse la recolección de la cosecha valenciana, y señalaron que tal estrategia iba a tener una consecuencia bien clara y acostumbrada: hundir los precios de la cosecha nacional, como finalmente ocurrió. De hecho, la caída de las cotizaciones de ambos productos ha obligado a que muchos agricultores hayan tenido que destruir sus producciones al no tener ninguna oferta de adquisición, o, a lo sumo, en algunos casos, la han entregado 'a resultas', una práctica comercial que es ilícita.

La Asociación de Supermercados de la Comunitat Valenciana (Asucova) acogió en su momento tales denuncias con evidente disgusto y su portavoz, Pedro Reig, indicó que había sido necesario importar porque había menos producto local y las cadenas de supermercados necesitaban asegurar el normal abastecimiento a los consumidores, por lo que criticó las acusaciones de las organizaciones agrarias y tachó sus manifestaciones de "desproporcionadas e insolidarias".

Y ahora que finalmente se agota lo importado a precios caros, con el mercado valenciano totalmente hundido, se anuncian de nuevo reactivaciones compradoras en el campo, aunque apenas se ofrecen al agricultor 6 o 7 céntimos por kilo de cebollas y entre 8 y 13 céntimos en el caso de las patatas, en ambos casos muy por debajo de los costes de producción, lo que va en contra de lo que establece la ley de la cadena agroalimentaria.

Sin embargo, no son únicamente los agricultores quienes resultan perjudicados. Los consumidores se han visto obligados a pagar precios altos (1,25-1,80 euros el kilo) por las cebollas y patatas importadas cuando en los campos de al lado se dejaban perder las cosechas sin que ninguna instancia competente moviera un hilo.

AVA-Asaja y Unió de Llauradors han anunciado para el próximo día 26 una concentración de productores ante la sede de la Conselleria de Agricultura, con objeto de expresar una vez más el lamento del sector por su ruina y por la ineficacia de los teóricos remedios de la Administración.

 

Fuente: lasprovincias.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor