La pandemia aparca la vuelta de los agricultores españoles a las protestas

"No podemos arriesgar la salud de las personas con movilizaciones masivas"

La propagación del coronavirus en España llevó a las organizaciones agrarias a suspender temporalmente las manifestaciones el 12 de marzo, tras un intenso periodo de movilizaciones reclamando una mayor rentabilidad para el sector agrario. La crítica e inesperada situación del país impuso la necesidad de garantizar la producción de alimentos frente a la lucha por unos precios justos.

Sin embargo, tres meses y medio después de la declaración del estado de alarma en el país y ya inmersos en la “nueva normalidad”, los dirigentes de las principales organizaciones agrarias descartan por ahora volver a manifestarse.

El presidente de Asaja, Pedro Barato, considera que hablar ahora mismo de nuevas movilizaciones como las de febrero, a la manera tradicional, “no procede”, aunque se hayan planteado en algunos territorios. “Vamos a tener la cabeza encima de los hombros”, dice Barato, que asegura que van a seguir con sus reivindicaciones y añade: “Concentraciones, las precisas”.

Considera que se puede ejercer presión “de muchas formas” sin necesidad de salir a las calles, mientras insiste en la necesidad de equilibrar el reparto del valor dentro de la cadena alimentaria, con el fin de aumentar la parte que perciben los productores.

“No es el momento”
El secretario general de COAG, Miguel Blanco, señala que las opas están en un “proceso de unidad de acción” como lo estaban a principios de año, pero “evidentemente, no” se han planteado la opción de volver a las calles debido al coronavirus.

Aún así, ha querido remarcar que la situación del campo “no es mejor ahora que la de febrero”, incluso es “peor” porque a los problemas anteriores se suman los derivados de la pandemia.

Si bien las manifestaciones “estarían justificadas”, Blanco las desaconseja por prudencia: “No podemos arriesgar la salud de las personas con movilizaciones masivas ni contribuir a la difusión de la pandemia. Tenemos que ser muy responsables y entendemos que tiene que haber un momento para todo”, concluye.

Aplicar la ley
Por su parte, el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Lorenzo Ramos, asegura que, si se cumplen las demandas de este sector “absolutamente necesario e imprescindible” y se respeta la Ley de la cadena alimentaria, no tendrían razones para movilizarse de nuevo.

Esa ley ya fue modificada de urgencia en febrero pasado, incluyendo la prohibición de la venta de alimentos por debajo de lo que cuesta producirlos, y el Gobierno está en proceso de adaptarla a la normativa europea en materia de prácticas comerciales desleales.

 

Fuente: efeagro.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor