José Carbonell, presidente de Federcitrus:

"La situación que se ha planteado en algunos puertos españoles es muy incómoda”

El aumento de interceptaciones de plagas cuarentenarias como el hongo Phyllosticta citricarpa, causante de la mancha negra de los cítricos en los puertos europeos, principalmente españoles, llevó a Argentina a suspender de manera preventiva las exportaciones durante 15 días, a partir del 1 de julio. Sin embargo, esta medida, inicialmente temporal, tendrá efecto durante el resto de la temporada.

Desde Federcitrus, la Federación Argentina del Citrus, lamentan que no se hayan presentado los análisis de los controles en puertos españoles.  

“La situación que se ha planteado en algunos puertos españoles como el de Cartagena, respecto a las interceptaciones de mancha negra sin el debido resguardo de los análisis de PCR que las confirmen, y que son obligatorios para la acreditación de una plaga cuarentenaria, es muy incómoda”, explica José Carbonell, presidente de la federación, en relación con el procedimiento de notificación de las detecciones en el Puerto de Cartagena (Murcia). “Una cosa es que seamos buenos complementos comerciales y otra cosa es esta agresividad inexplicable que advertimos de parte de los controles. Sobre todo queremos ver las pruebas”, subraya Carbonell.

La decisión de cesar las exportaciones de limón fue tomada por común acuerdo con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria, SENASA, debido a la incertidumbre generada en el sector exportador citrícola por el rechazo de la fruta en Europa. No obstante, las exportaciones de naranjas y mandarinas no se han visto afectadas y continuarán realizándose con normalidad, puntualizó el presidente.

“Era muy arriesgado seguir exportando en estas condiciones. En toda relación comercial tiene que existir un grado de confianza y de comodidad para poder hacer negocios útiles para ambas partes y, en estas circunstancias, a nosotros se nos hacía demasiado oneroso estar sujetos a interceptaciones diarias. Hemos pretendido cortar por lo sano y no exportar más este año. Una vez termine la campaña habrá momento para la reflexión y para replantearse el destino de las relaciones con Europa”, explica Carbonell. “Estamos muy molestos por haber tenido que tomar la determinación de terminar las exportaciones, porque estábamos teniendo un buen desempeño de la fruta con ese destino, y no sabemos si vamos a poder reubicarla en otros mercados”.

El problema surgido con los envíos a Europa, sin embargo, no es el único desafío al que se ha enfrentado el sector argentino de los limones este año. La rápida evolución de la pandemia y las consecuencias derivadas de los bloqueos internacionales han marcado el desarrollo de la campaña 2020, en la que las condiciones meteorológicas han provocado una fuerte caída en la producción. “Cuando termine totalmente la campaña será el momento de evaluar, consensuar la situación y ver qué responsabilidad tenemos. Si ha habido alguna empresa que ha tenido algún inconveniente seguramente se analizará, pero han ocurrido hechos extraordinarios desde la lógica de los antecedentes”.

Europa es el principal mercado de exportación para el limón argentino y su cuota de mercado peligra ante el crecimiento imparable de las exportaciones sudafricanas. “Vamos a defender ese mercado con todo nuestro esfuerzo”, destaca Carbonell.

 

Para más información:
Jorge Amigo
Federcitrus
jamigo@federcitrus.org
www.federcitrus.org


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor