La Mayora

60 años revolucionando la agricultura en España

En los años sesenta Fritz Baade, el principal experto en agricultura del Partido Socialdemócrata Alemán durante la República de Weimar, tuvo la visión de fundar en Málaga un lugar donde experimentar en el cultivo de nuevas variedades de frutas hasta entonces impensables en el continente.

Desde entonces, la hortofruticultura actual sería inconcebible sin los aportes científicos que se han hecho en La Mayora. Desde la implantación de la fresa que hoy supone para Huelva alrededor de 1.000 millones de euros anuales en ventas, a las mejoras genéticas realizadas al tomate y al melón, o la introducción de la chirimoya que hoy se cultiva con naturalidad en Granada y ha hecho de España el primer productor mundial de esta fruta.

Del mismo modo, el destino de La Mayora en los últimos años está asociado al nombre de Iñaki Hormaza. Tras hacer un posgrado sobre mejora genética en Zaragoza y un doctorado sobre pistachos en California, volvió a la capital maña para trabajar con frutales. Un día, en el año 2000, salió la plaza para dirigir la investigación en este peculiar centro malagueño y aquí empezó su historia: "¡Ni conocía el aguacate, ni el mango, ni La Mayora ni nada!", ríe Hormaza.

Investigación puntera
El grupo de Hormaza es uno de los más avanzados del mundo en biología floral, por ejemplo del aguacate. El gran problema con la mejora genética de los cultivos es que hay que hacerla al natural. Aunque en La Mayora están haciendo una investigación tan avanzada como probar la técnica CRISPR para mejorar la chirimoya –por ejemplo suprimiendo un gen para crear frutas sin semillas o más resistentes a la sequía– la legislación europea no tolera la introducción en el mercado de estas variedades por considerarlas transgénicas. Así que hay que hacer cruces de variedades casi por ensayo y error, aunque cuentan con un enorme trabajo previo de investigación biológica.

Hoy La Mayora alberga la mayor variedad de chirimoyas del mundo, más de 350. Ocurre lo mismo con los aguacates, de los que alojan tipos nunca vistos en el supermercado: del verde y liso Reed al pequeño Carmen mexicano, al enorme aguacate israelí o a una curiosa variedad australiana.

No obstante, las tiranteces presupuestarias que afectan a todos los científicos en España también suceden en La Mayora. El centro, dependiente del CSIC y la Universidad de Málaga, obtiene casi todo su presupuesto de convocatorias competitivas. El as que les queda en la manga, y que supone una fuente de ingresos nada desdeñable, es la venta de fruta exótica que en el mercado puede superar los seis euros por kilo, especialmente fuera de temporada. Por eso, si alguna vez van a la frutería y se encuentran un longan, una guanábana fresca o un aguacate raro procedente de Málaga no lo duden y cómprenlo, podrían estar financiando un proyecto científico o el sueldo de un post-doc.

 

Fuente: elconfidencial.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor