Anuncios

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El huracán Nana trajo aún más lluvia a la temporada de papaya de Guatemala

El huracán Nana tocó tierra en una parte poco poblada de Belice justo después de la medianoche del jueves. Desde allí, Nana se debilitó hasta convertirse en una tormenta tropical, atravesando Guatemala el jueves. "La tormenta afectó a la parte norte de Guatemala, el corazón de nuestra zona de producción de papaya", dice Andrés Ocampo, de HLB Specialties. "Afortunadamente, Nana pasó de ser un huracán a una tormenta tropical después de tocar tierra en Belice. Para cuando llegó a la zona de la papaya, la tormenta no era tan mala como se pensó inicialmente. No parece que se hayan caído árboles, y la cantidad de lluvia fue menor de lo previsto”.

Los árboles de papaya en Guatemala aguantaron los vientos. Foto tomada después de que pasara Nana en la finca del proveedor exclusivo de HLB de la marca La Carreta.

Los volúmenes bajaron un 25-30%
Los productores están contentos de que el suelo no haya tenido que soportar tanta lluvia como se predijo. "Esta temporada de cultivo, hemos tenido lluvias más fuertes que de costumbre, lo que ha dado lugar a menores volúmenes de producción y problemas de calidad", comenta Ocampo. Tanta lluvia hace que la situación sea un desafío. "Sin la tormenta, los volúmenes de envío bajaron entre el 25 y el 30 por ciento la semana pasada, y esperamos menores volúmenes en las próximas semanas también", añade. Recientemente, Ocampo ha estado recibiendo un mayor número de solicitudes de papaya, lo que sugiere que otros importadores de EE. UU. también se enfrentan a la escasez de volumen.

Los volúmenes mexicanos también han disminuido
Además de Guatemala, HLB Specialties también obtiene papayas de México. Sin embargo, las lluvias excesivas en la costa del Pacífico han reducido los volúmenes de producción. "Eso ha provocado que ni Guatemala ni México tengan volúmenes suficientes para cubrir la demanda actual", aclara Ocampo. En México, espera que la situación se recupere en las próximas semanas. "En Guatemala, aún no se sabe qué pasará. El suelo está saturado, lo que afecta a las raíces de los árboles y, en última instancia, da lugar a que las enfermedades sean más frecuentes. La situación ha reducido la disponibilidad de fruta de calidad para la exportación".

La tormenta tropical Nana a través de la zona de producción de papaya de Guatemala. Foto: Centro Nacional de Huracanes.

Aumento de los precios
Ambos países producen papayas durante todo el año, pero la producción tiende a ser mayor en verano, cuando las temperaturas son más cálidas, los días son más largos y la fruta madura más rápido. Históricamente, el verano es también la época del año con el precio más bajo. "No solo los volúmenes de papaya son abundantes en verano, sino que hay tantos cultivos locales con los que competir que la gente no demanda papayas", explica Ocampo. Este año, sin embargo, ha sido muy diferente. Debido a la COVID-19, la gente pasó más tiempo en casa, las ventas en los retailers fueron bien, y los precios de la papaya nunca bajaron como suele ser costumbre. La combinación de menores volúmenes de producción y una demanda constante aumentó los precios. "Hemos visto un aumento de precios en las últimas semanas, y no creo que bajen pronto, al menos no en septiembre".

 

Para más información:
Andres Ocampo
HLB Specialties
Tel.: (+1) 954-475-8808
andres@hlbspec.com
www.hlbspecialties.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor