La holandesa Agrico se prepara para una interesante temporada de patata

"Afortunadamente, a Agrico le va bien", dice su director general, Jan van Hoogen, en respuesta a la pregunta de si la pandemia de coronavirus ha afectado a la empresa holandesa. Agrico se centra en las patatas de siembra y de consumo, y el director señala que el coronavirus ha causado que la demanda de patatas de consumo se dispare.

Jan van Hoogen, director general de Agrico

La crisis tampoco ha causado problemas para las patatas de siembra. "Nos ocupamos de toda la zona de las patatas de siembra. Al principio de la crisis, estábamos de lleno en el proceso de entregas. Afortunadamente, tuvimos pocas cancelaciones de la industria de las patatas fritas. La cosecha de 2019 apenas se vio afectada por la COVID-19, pero las cosas van a ser más interesantes con la nueva cosecha".

Jan espera que el excedente de patatas fritas provoque cierta presión en las ventas de patatas de consumo. Pero no está demasiado preocupado. Además, espera que las exportaciones de patatas de siembra a destinos lejanos también continúen más o menos. Sin embargo, prevé una situación incierta para los destinos de África y Oriente Medio, como Marruecos y Argelia. En Marruecos, el coronavirus golpeó la economía, y Argelia es altamente dependiente del petróleo. "Será interesante ver si tienen suficientes divisas para comprar patatas de siembra. Tenemos que empezar pensando que la temporada se complicará", comenta Jan.

La presión del clima también juega un papel importante. Las patatas de siembra suelen tener que estar en el suelo durante un tiempo. "Las patatas de siembra deben dirigirse, por ejemplo, a Argelia o Egipto, a más tardar en Navidad. De lo contrario, se acabó". Parte de la superficie de patatas de siembra de Agrico está destinada a contratos a largo plazo con las patatas fritas de Fontane.

Jan explica que tendrán que esperar y ver qué pasa con las ventas de patatas fritas, lo que determinará si Agrico podrá deshacerse de toda su oferta. "Todavía es muy pronto para saberlo, simplemente vamos a plantar las patatas de siembra en abril de 2021 y veremos cómo progresan. Por lo tanto, todavía hay bastantes preguntas sin resolver sobre la temporada".

Resistencia a la fitóftora
La mejora vegetal es un foco importante dentro de Agrico. Pero, por ahora, el obtentor se mantiene alejado de la modificación genética, aunque la empresa inicialmente intentó llevarla a cabo en los años 90 en asociación con una empresa química. Sin embargo, debido a las regulaciones actuales, no sirve de nada. La cooperativa de patatas, por lo tanto, decidió no invertir más en técnicas que no son aceptadas en Europa.

"Creemos que si esas técnicas ganan reconocimiento en Europa, todavía tenemos tiempo suficiente para invertir en ellas". Jan lamenta que no puedan utilizar técnicas como Crispr-Cas para acelerar el proceso de reproducción. Sin embargo, no está convencido de que sean técnicas tan ventajosas como se dice.

En su lugar, Agrico se está concentrando en un proceso de obtención tradicional, incluyendo la obtención con marcadores. Las variedades de patata de Agrico resistentes a la fitóftora demuestran que esa técnica también puede ser utilizada con éxito. "Somos, con diferencia, los más avanzados en esto. Para todos los segmentos, tenemos variedades que tienen uno o dos genes resistentes a la fitóftora".

"Estamos muy orgullosos de lo que hemos logrado usando métodos tradicionales", expresa Jan. Por el momento, Agrico sigue centrándose en la mejora tradicional. La empresa no espera que las nuevas técnicas sean permitidas en Europa en un futuro próximo. Ciertamente no dentro de los próximos diez años.

Desafíos
Jan ve muchos desafíos para el sector de la patata. La superficie de patatas disponible es motivo de preocupación. "Estamos al límite en cuanto a la superficie de patatas de siembra y de consumo". Las enfermedades del suelo son otra preocupación. Jan ha notado que el pensamiento creativo a menudo resuelve esos problemas, lo que puede reflejarse en las variedades, pero también en el suelo.

Jan menciona otro desafío, la prohibición de sustancias de protección de cultivos como el inhibidor de la germinación CIPC. "Hay alternativas. Pero suelen ser mucho más caras y menos efectivas que el CIPC, y eso es un problema". El director cree que eso dará lugar, sin duda, a que la industria de patatas fritas muestre más interés en las variedades con mayor vida útil, como la variedad antigua Markies.

La prohibición del herbicida Reglone y la desaparición de varios insecticidas están complicando el cultivo de la patata. Esas sustancias están permitidas en Norteamérica, por lo tanto, no hay igualdad de condiciones, lo que provoca que suban los precios de coste europeos. Por otro lado, el aumento de los cambios climáticos extremos es otro motivo de preocupación. Las variedades de patata tardías parecen desarrollarse mejor en condiciones secas.

"Las variedades resistentes tampoco crecen cuando hace mucho calor. Sin embargo, permanecen verdes y se recuperan cuando llueve. Se necesita ese tipo de patatas para asegurar un rendimiento suficiente", concluye Jan. A pesar de todos los desafíos, Jan sigue siendo positivo. No cree que el cultivo de patatas holandesas vaya a desaparecer, aunque solo sea gracias al buen tiempo y a los productores bien formados técnicamente.

Agrico
T: +31 (0)527 639911
Info@agrico.nl
www.agrico.nl 


Fecha de publicación:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor