España

Los tropicales se alzan como alternativas a los cítricos en los campos de Castellón

En las zonas cálidas y en las faldas de las montañas de la provincia de Castellón, donde impera el monocultivo de cítricos, están aflorando nuevos huertos que se decantan por la producción de otras especies de frutales. Así, por ejemplo, en el término municipal de Benicàssim, cerca del Desert de les Palmes, hay huertos de mango, de granadas y de aguacate. También en Moncofa, Xilxes, Betxí, Artana o la Vall d’Uixó existen cada vez más terrenos que no se dedican a la citricultura.

Por ahora, el producto que más posibilidades tiene de cuajar en la provincia como una alternativa viable al cultivo de cítricos es el aguacate, aunque desde la Unió de Llauradors recomiendan prudencia. "Hay una expectativa positiva y puede crecer el mercado, pero no será fácil consolidarlo. Tiene un consumo de agua elevado, lo que implica aumentar el caudal de riego, y pese a que parecía que no había problemas de plagas también las sufre", indica su secretario general, Carles Peris.

En la misma línea, José Vicente Guinot, de Fepac-Asaja, señala: "Las altas rentabilidades que se consiguen han atraído a la gente. Pero hay que ser precavido, ya que no solo hay que acertar en la zona en la que se cultiva, sino que la inversión es elevada".

Junto al aguacate aparece también, aunque de manera incipiente aún, el mango, en una apuesta por los tropicales que se asimila a la agricultura del sur de España, sobre todo la de Málaga.

Más dudas
En lo que no hay tanta confianza desde la Unió y desde Fepac es en el cultivo de la granada –destinada principalmente para elaborar zumo–, pese a la existencia de plantaciones en la provincia, alguna de ellas incluso importantes.

"Se está comprobando que la salida comercial es limitada, también por un problema de calibres demasiado gruesos", dice Peris. Guinot detalla que este cultivo tuvo un momento de auge entre 2013 y 2014, con muy buenos precios, pero que desde entonces la evolución no ha sido buena.

Otro producto en alza, aunque este de secano, es uno que ha sido tradicionalmente propio de Castellón, pero cuyo cultivo se había abandonado: la algarroba. El motivo no es otro que el precio al que se está pagando. "Ahora está de 0,55 a 0,70 euros el kilo, cuando ha estado a 0,15 o 0,20. Esto hace que algunos agricultores estén pensando incluso en instalar riego por goteo, que acelera el proceso de producción", señala Peris.

Sin embargo, al margen de que cualquiera de estos cultivos se pueda consolidar y contribuya a paliar, aunque sea en parte, el monocultivo de cítricos, desde la Unió creen que al menos por ahora la apuesta más segura es el impulso a otras variedades de naranja.

 

Fuente: elperiodicomediterraneo.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor