Brasil enfoca su producción de papas en el mercado interno

Según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), se estima que en Brasil existen 100.000 hectáreas del cultivo de patatas repartidas en varios estados del país, que generan una producción de 3,8 millones de toneladas. La productividad ha ido aumentando, debido a las variedades más productivas y al uso de nuevas tecnologías relacionadas con el riego, la nutrición, la preparación del suelo y el uso de semillas de papa de calidad. La mayor parte de esta producción se vende en fresco, con alrededor de un 25-30% destinado a procesamiento industrial.

Este cultivo tiene una gran importancia socioeconómica en el país. En Brasil hay cerca de 2.000 productores, y la actividad genera más de 30.000 empleos directos e indirectos. Asimismo, la cadena productiva de la papa tiene un papel muy importante, con un PIB de entre 4.000 y 5.000 millones de reales.

Sin embargo, los retos hasta llegar a la mesa del consumidor con calidad son grandes. Para ello, todo el proceso de producción, desde la elección de las patatas de siembra hasta la cosecha y el lavado, es fundamental para el éxito de la operación. De hecho, ante la feroz competencia impuesta por la globalización de los mercados, la excelente calidad se ha convertido en el principal criterio para agregar valor a este producto.

Mercado interno
El cultivo de papa en Brasil está básicamente enfocado al mercado interno, vinculado directamente a la oferta y demanda del mercado. En este sentido, la relación de rentabilidad para el productor ha sufrido una volatilidad significativa. Según la encuesta de CEPEA de 2011 a 2018, los años 2017 y 2018 estuvieron marcados por precios por debajo del costo de producción. Históricamente, los productores con mejor manejo y uso de tecnologías obtienen un mejor desempeño rentable.

Uno de los principales desafíos del sistema productivo en su conjunto en Brasil, que incluye la producción de papa, es el factor económico que, debido a los bajos ingresos de gran parte de la población, compromete el acceso al producto en el mercado. Esta situación induce una retracción de la demanda del mercado y, en consecuencia, provoca una desorganización en el flujo de comercialización que se ve agravada por las entradas del producto importado.

Una mayor demanda por parte de los consumidores por la clasificación de la papa en el mercado en cuanto a sus propiedades culinarias (calidad intrínseca de las variedades) podría incrementar el valor del producto nacional, así como las formas de presentación del producto en las estanterías de los supermercados, trazabilidad, marcas, etc. Estos son ejemplos de lo que ocurre en otros países donde el consumo de papa per cápita es mayor, y que podría implementarse en Brasil.

 

Fuente: grupocultivar.com.br / argenpapa.com.ar


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor