Fernando Serra, Laumont:

“El cierre de la hostelería está afectando al mercado de las setas silvestres”

La llegada del otoño trae consigo el comienzo de la temporada de setas silvestres, un producto que encuentra en las condiciones de temperatura y humedad de esta época del año las características idóneas para desarrollarse y crecer en los bosques y que es muy demandado por la industria de la restauración, actualmente afectada en parte de Europa por la segunda ola del coronavirus.

“Estamos en plena campaña”, indica Fernando Serra, Fresh Manager de la empresa Laumont, especializada desde hace más de 40 años en la venta de setas. “La temporada empieza a principios de septiembre, pero coge más fuerza a finales de septiembre o principios de octubre y hasta Navidades es un no parar”.

A pesar de la demanda que tienen las setas silvestres, su campaña ha coincidido con la expansión de la pandemia y con la implantación de medidas en diferentes países para frenar los contagios, como el cierre de la hostelería. “Esta situación nos está afectando bastante. En Cataluña, durante la segunda quincena de octubre, toda la hostelería está cerrada, por lo que es complicado vender. Todos los distribuidores están haciendo ERTEs, están cerrados o están trabajando bajo mínimos”, lamenta Serra. “Ahora estamos haciendo más exportación que nunca, pero en el norte de Europa la situación es la misma. En Holanda, Bélgica o Alemania, como en Cataluña, la hostelería está cerrada y solo se permite el take away, pero vender un guiso de setas para llevar es complicado”. 


Setas silvestres y cultivadas en bandeja.

Sin embargo, como resalta, aunque la demanda es menor, sigue existiendo. “Tenemos que abrir nuevas vías de comunicación con nuevos clientes, desarrollar nuevos mercados. Además, es importante conocer qué producto demanda cada país para saber dónde mandar las setas silvestres. Por ejemplo, el robellón o níscalo tiene una gran demanda en Cataluña, el boletus es muy popular en Italia y el lutescens es muy apreciado en Francia”.

La compañía, con sede en Tàrrega, Lleida, cuenta con una red de compras que le permite adquirir las setas silvestres directamente de los recolectores en las distintas zonas micológicas de España, distribuidas por el centro y el norte peninsular. “Nuestra prioridad siempre es obtener las setas silvestres de España, pero si la producción no es suficiente recurrimos a otros puntos de Europa como Bulgaria, Macedonia o Rumanía, donde contamos con un Director de compras internacionales que nos envía directamente el mejor producto”, explica Serra.


Setas silvestres y cultivadas en bandeja.

Laumont comercializa las setas, tanto frescas como congeladas o deshidratadas, abasteciendo a la industria, al retail y a la hostelería, además de vender directamente a particulares de toda Europa en menos de 24h mediante la página web www.laumont.shop. Las exportaciones han ido incrementándose en Laumont hasta tener presencia en 35 mercados internacionales; sin embargo, como subraya Serra, para la compañía el mercado nacional es su prioridad.

La empresa ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años. “Cerramos el año fiscal a 31 de Mayo y a pesar del parón que tuvimos por la crisis, crecimos con respecto al año anterior. Los números por suerte salieron muy bien y seguimos en previsión ascendente, aunque el crecimiento se puede ver limitado por la situación que nos envuelve”, puntualiza Serra.

Setas de importación, adquiridas  por su director de compras internacionales Gavrail y de las cuales se descargan 3-4 furgonetas en Mercabarna, cada semana.

“El tener la continuidad todo el año en setas nos ha permitido un buen posicionamiento dentro de compra en España, que es muy importante. Durante el parón en primavera hubo mucha competencia que no era especialista en setas y que ahora se ha desentendido por completo. Eso hace que los recolectores confíen en nosotros”, señala. “Ese es nuestro fuerte, que nos dedicamos única y exclusivamente a las setas, tanto cuando las cosas van bien como cuando van mal, al contrario que los oportunistas”, concluye.

Además de setas silvestres, Laumont comercializa también diferentes tipos de setas cultivadas, entre las cuales se encuentran los champiñones. Estos productos ofrecen una mayor regularidad; están disponibles todo el año y el precio es relativamente estable, al igual que la demanda. Pese a ello, el crecimiento con estos productos para la empresa es complicado, dado que los productores abastecen directamente a las grandes superficies, que son el mayor punto de crecimiento a nivel nacional y el mercado está muy consolidado.

“En el segmento de las setas cultivadas es muy difícil exportar porque cada país tiene sus propios cultivadores, pero en el caso de las setas silvestres, España es un país muy rico. Por eso es donde más nos podemos diferenciar”, explica el manager de la compañía. “Los champiñones al fin y al cabo, están en todas las tiendas, fruterías y grandes superficies y en estos momentos, se ven menos afectados por la segunda ola de la pandemia".

Por otro lado, durante el cierre de la industria hostelera que se produjo en la primera ola de la enfermedad, las grandes superficies abarcaron todo lo que no estaba comprando la restauración, según Fernando, lo que amortiguó la caída de las ventas a la distribución y a la restauración.

 

Para más información:
Fernando Serra
LAUMONT
M:+34 615361123
fernando.serra@laumont.es 
www.laumont.es

 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor