"La mayor ventaja sería poder cultivar tomates en zonas con contaminación radiactiva"

Científicos españoles identifican el gen del tomate implicado en la acumulación de cesio

Un estudio liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha permitido la identificación de un gen de tomate que está implicado en la acumulación de cesio y que juega un papel clave en la formación de los frutos de tomate sin semillas. Este avance abre una puerta para el cultivo de esta hortaliza en suelos con contaminación radioactiva, además del desarrollo de frutos sin semillas.

“El estudio partió de la hipótesis de que una proteína especializada en el transporte de potasio, SlHAK5, constituía una vía importante de entrada de cesio a través de la raíz en las plantas de tomate. Por tanto, anulando la función de SlHAK5 se podría reducir la acumulación de cesio en la planta”, explica el investigador Manuel Nieves-Cordones en una entrevista concedida a Agrodiario.

“Una vez se obtuvieron las plantas sin la función SlHAK5 mediante la técnica CRISPR-Cas, las ensayamos en el CEBAS y comprobamos que acumularon menos cesio que las plantas que tenían SlHAK5 activo. Cabe destacar que la concentración de cesio en el fruto de las plantas sin la función SlHAK5 fue 22 veces inferior a la que presentaron las plantas con la función SlHAK5”, subraya. 

Acerca de la peligrosidad que supone para nuestra la salud la acumulación de cesio en las plantas, el investigador destaca que “el problema para la salud surge de la ingesta de alimentos con radioactividad, por ejemplo, si contienen cesio radioactivo. Esto puede ocurrir si se han cultivado plantas en entornos contaminados con cesio radioactivo, como en algunas áreas próximas a Fukushima o Chernóbil. En zonas donde la agricultura está limitada por la contaminación del cesio radioactivo en el suelo (en Japón, por ejemplo), el cultivo de plantas sin la función de SlHAK5 sería una alternativa razonable para producir tomates”, indica.

Tomates seedless, un hallazgo inesperado
Por otra parte, el CSIC también ha logrado, gracias a esta investigación, obtener plantas capaces de producir tomates sin semillas o con muy baja cantidad de las mismas. “Fue un hallazgo inesperado. Teníamos pistas sobre la función de SlHAK5 a nivel del transporte de potasio y cesio, pero no esperábamos que al inactivar SlHAK5, las plantas dejasen de tener semillas en el fruto. Parece que la falta de semillas se debe a que SlHAK5 es importante para la viabilidad del polen. Así, una planta que carece de SlHAK5 tiene un polen poco viable y no puede fecundar los óvulos. Si no hay fecundación, las plantas de tomate desarrollan frutos igualmente y estos carecen de semillas”.

“La ventaja del sistema CRISPR-Cas es que se puede aplicar sobre cualquier planta. Por tanto, se podría inactivar fácilmente SlHAK5 en cualquier variedad de tomate”, concluye Manuel.

 

Fuente: agrodiario.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2020

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor