Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los productores onubenses de frambuesa recurren al fuego para evitar las heladas

El intenso frío y las fuertes heladas que se han registrado la semana pasada en los campos de Huelva han obligado a los productores de frambuesas a recurrir a una técnica casi tan antigua como el origen de la humanidad para salvar sus producciones dentro de los invernaderos: el fuego, mediante el uso de las conocidas como velas antiheladas.

Estas velas están compuestas de parafina, un producto proveniente del desaceitado que puede proporcionar 12.000 kilocalorías por kilogramo; suficiente para elevar rápidamente la temperatura en el interior de los invernaderos de berries en momentos de temperaturas puntualmente bajas y para minimizar los efectos de las heladas, evitando la congelación tanto de las flores como de los frutos.

Estas velas antiheladas están sustituyendo a la tradicional quema de pacas de paja, un método que según los expertos no es el más efectivo, además de presentar inconvenientes medioambientales y de salud pública por las nubes de humo que genera.

Y no solo eso. La vela de parafina ofrece otras ventajas como que se trata de un producto biodegradable clasificado oficialmente como no peligroso y no perjudicial para la salud, cuya combustión se produce sin liberar vapores nocivos o corrosivos. Además tiene una autonomía de entre 10 y 12 horas, y su coste es reducido en relación con otros sistemas usados con el mismo fin.

Las bajas temperaturas reducen la productividad del recolector hasta un 30%
A pesar de la ayuda de las velas antiheladas, el intenso frío de la pasada semana sí ha afectado a las labores de recolección, sobre todo de frambuesa "por ser un fruto mucho más delicado", explica el productor de berries de Palos de la Frontera Cristian Cumbreras. Según Cumbreras, las bajas temperaturas afectan a la movilidad y al sentido del tacto en las manos, que a su juicio "son imprescindibles para la recolección de este delicado fruto rojo".

A ello se une que la fruta no sale con la misma calidad, "ya que la temperatura ideal a la hora de recolectar la frambuesa está en torno a los 7 u 8 grados. Todo ello, precisa, "hace que la productividad del recolector pueda bajar hasta un 30% en frambuesa".

Finalmente, concluye, la planta también "se resiente" como consecuencia de las bajas temperaturas al "aletargarse y, por tanto, producir mucha menos fruta".

 

Fuente: huelvainformacion.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor