Entre enero y octubre de 2020 se superaron los 2,7 millones de toneladas y 2.571 millones de euros

La importación española de frutas y hortalizas mantiene una tendencia creciente

La importación española de frutas y hortalizas frescas mantuvo una tendencia creciente continua y constante a lo largo de 2020. Según los últimos datos actualizados por la Dirección General de Aduanas correspondientes al mes de octubre, alcanzó los 2,7 millones de toneladas y 2.571 millones de euros, lo que supone un aumento del 3% en volumen y del 7% en valor en relación con el mismo periodo de 2019.

Entre enero y octubre de 2020, España importó 1,5 millones de toneladas de frutas, con un aumento del 3% respecto a los mismos meses de 2019, mientras que en valor registró un crecimiento mucho mayor, del 12%, situándose en 1.855 millones de euros, lo que supone un incremento del precio medio del 8%.

La gama de frutas importadas es cada vez más amplia. Plátano y naranja ocupan las dos primeras posiciones, con 258.836 toneladas y 144 millones de euros, y 184.326 toneladas y 157 millones de euros, respectivamente. Destacan también el aguacate, con 146.761 toneladas y 286 millones de euros; la manzana, con 143.004 toneladas y 124 millones de euros; la sandía, con 109.161 toneladas y 62 millones de euros, y el kiwi, con 116.641 toneladas y 210 millones de euros.

Las compras al exterior de hortalizas en los primeros diez meses de 2020 se situaron en 1,2 millones de toneladas (+4%) por un valor de 716 millones de euros (-3%), concentradas en tres productos principalmente: patata –que representa más de la mitad del volumen total de hortalizas importadas por España, con 678.957 toneladas–, tomate y judía verde, superando ambas las 100.000 toneladas y mostrando una evolución al alza en la mayoría de los meses de 2020. Hasta octubre, las compras de tomate se elevaron a 141.118 toneladas (+3%) y las de judía verde ascendieron a 106.136 toneladas (+12), siendo Marruecos el principal proveedor en ambos casos.

Para FEPEX preocupa el crecimiento de la importación de Marruecos en productos y periodos coincidentes con la producción española sin que las condiciones de competencia, tanto en aspectos productivos como sociales o medioambientales, sean las mismas. Preocupa también porque la competencia se produce tanto en el mercado nacional como en los mercados exteriores, de los que depende la mayor parte de la facturación del sector hortofrutícola español.

 

Fuente: fepex.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor