Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Stefan Fässler, de Fässler Salate (Suiza):

"Vamos encaminados a la producción de hortalizas sin CO₂"

Stefan y Beatrice Fässler dirigen un negocio hortícola moderno en Romanshorn (Thurgau), Suiza, desde 1988.

Con los invernaderos de hoy en día, se puede mantener la temperatura en una superficie cinco veces mayor con el mismo sistema de calefacción que antes. Además, en el pasado, el sombreado, las pantallas energéticas (para la regulación del calor) y el sistema de ventilación tenían que ajustarse a mano, lo que suponía mucho trabajo.

Hoy, una computadora climática regula todo esto. "Sin embargo, lo que apenas ha cambiado son los precios de las lechugas", señala Fässler, a pesar de que los salarios de los empleados han aumentado, dice. "Que sigamos ganando dinero es posible gracias al uso de buenas semillas, una gestión racional, el manejo de mayores volúmenes y una buena estrategia de cultivo y protección vegetal", dijo en una entrevista en Verband Thurgauer Landwirtschaft.

Regulaciones suizas de calidad para las verduras
Se necesita una buena gestión y personal especializado para producir una calidad óptima. Fässler parece bastante tranquilo al respecto. "Tenemos la posibilidad de vender en la tienda de la finca productos que no cumplen con los estándares. Por ejemplo, las lechugas que no son del todo perfectas por fuera se procesan y se venden como corazones de lechuga".

Los estándares de calidad se establecieron ya en la década de 1970. Fässler es consciente de que es más probable que los clientes se sientan atraídos por verduras con una apariencia perfecta. Eso significa que hay estándares que cumplir.


El director gerente Stefan Fässler
Foto: Daniel Thür/Verband Thurgauer Landwirtschaft 

Producción respetuosa con el medio ambiente
Gracias a los invernaderos modernos, la producción puede realizarse controlando el uso de energía. Casi el 90% del agua que se usa con los cultivos es agua de lluvia. "El agua del grifo solo es necesaria para lavar las verduras, porque está libre de gérmenes. Necesitamos de 700 a 1000 m³ de agua del grifo al año, lo que equivale al consumo de un edificio con cinco apartamentos. Vamos encaminados a la producción de hortalizas sin CO₂". Ya se han instalado dos bombas de calor y también se está construyendo un segundo sistema fotovoltaico que suministra electricidad a la bomba de agua y al enfriador del invernadero.

Para más información:
Fässlersalate GmbH
Hotterdingerstrasse 25
8590 Romanshorn
+41 71 463 51 80
info@faesslersalate.ch 
www.faesslersalate.ch  


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor