Los cultivos trampas buscan disminuir la población de chinche pintada en brásicas hortícolas

Un trabajo de investigación innovador, llevado a cabo por INIA La Cruz y La Platina, logró esclarecer los principales cultivos trampa que atraen a la plaga chinche pintada (Bagrada hilaris), manteniéndola alejada del cultivo principal.

Evaluaciones en campos de los productores.

La producción de brásicas hortícolas es muy importante en Chile con una superficie aproximada de 7.000 hectáreas. La chinche pintada, al ser una plaga que se alimenta de estas hortalizas, ha sido un problema económico desde la Región de Coquimbo hasta la Región del Maule.

La primera etapa del proyecto consistió en el estudio bajo condiciones de laboratorio de 18 especies de brásicas para conocer en detalle las preferencias de chinche pintada. En la segunda fase, la iniciativa contempló evaluar en campo las especies más interesantes o más atractivas para Bagrada hilaris.

Ensayos en laboratorio.

El nabo forrajero es una de las especies más adecuadas para un cultivo trampa. Logró atraer a la plaga Bagrada hilaris, disminuyendo el daño económico en el cultivo principal. Otras de sus preferidas son mostaza roja, mostaza blanca, rúcula, mostacilla y rábano silvestre.


Nabo forrajero y mostaza roja.

El ingeniero agrónomo Dr. Aart Osman, investigador en agroecología y agricultura orgánica del Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA La Cruz, Región de Valparaíso, explica que “esta es una estrategia complementaria que se utilizó en este proyecto para bajar la población, evitando que la Bagrada migrara al cultivo principal”.

Agrega que “para un establecimiento exitoso es importante sembrar el cultivo trampa durante el inicio de la primavera, cuando la población de Bagrada todavía es baja”. Propone establecer una franja alrededor del cultivo principal; si es un campo de mucha extensión, se recomienda establecer franjas cada diez metros”.

Una de las ventajas del cultivo trampa es que ocupa una superficie pequeña, por lo que se puede lograr el control con la aplicación a una menor área utilizando una menor cantidad de pesticidas o incluso se puede implementar el control mecánico, utilizando una aspiradora o (G-VAC). De esta forma se logra cosechar los cultivos de brásicas como repollos y brócolis sin residuos de pesticidas. “Con esta tecnología de bajo impacto ambiental se puede llegar a niveles de incidencia muy bajos de la plaga en el cultivo principal”.

Para esta iniciativa se definieron varias líneas de investigación, todas apuntando a disminuir la presencia de Bagrada en los cultivos hortofrutícolas: modelo fenológico, sistema de alerta, cultivos trampa, técnica de aspiración con G-VAC, conservación y aumento de enemigos naturales, entre otros. El proyecto se titula “Sistema de Manejo Integrado, con bajo impacto ambiental, orientado a mitigar las poblaciones de la chinche pintada (Bagrada hilaris) para generar una horticultura sostenible y competitiva”, que dirige la investigadora entomóloga Nancy Vitta y es apoyado por la Fundación para la Innovación Agraria. 

Para más información:
INIA
www.inia.cl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor