Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

"Las cerezas permanecerán en peligro hasta mediados de mayo"

El hielo daña buena parte de las flores de los cerezos de la zona baja del Valle de las Caderechas

La climatología ha puesto contra las cuerdas una temporada más –y con esta ya van cinco– a los productores de cerezas del Valle de las Caderechas, en la comarca burgalesa de La Bureba. Las suaves temperaturas registradas en febrero y marzo volvieron a adelantar la floración de los cerezos, que sufrieron el impacto de la helada que azotó la zona más baja del territorio durante la noche del domingo, registrándose daños en buena parte de las flores.

La reducción de flores no tiene por qué afectar drásticamente a toda la producción del área, que gana en calidad cuanta menos fruta llegue a crecer en cada rama. No obstante, los casi veinte días en los que el fenómeno natural se ha anticipado en las zonas más bajas con respecto a otras campañas hace de esta una en las que la cosecha más peligro corre. 

Juan José Gandía, presidente de la Asociación de Productores y Comerciantes Las Caderechas, asegura que cada año se percibe con mayor claridad los efectos del cambio climático, que impactan de modo directo en el desarrollo de los frutales. "Las cerezas permanecerán en peligro hasta mediados de mayo, cuando ya están bien formadas y no hace tanto frío. La helada del domingo no compromete la cosecha total del valle, pero sí puntos concretos como Salas de Bureba". De hecho, los productores de este municipio dan casi por perdida la cosecha de cereza de este año. En localidades más altas de la comarca, la floración va más ralentizada y las yemas no han sufrido tanto con el frío.

Desde la Asociación pronosticaron inicialmente una producción más abundante que la de 2020, en la que se recogieron unos 150.000 kilos de cereza certificados; nada que ver con las cantidades cosechadas años atrás, que alcanzaban los 500.000.

Adopta un árbol
En Oña, José Ángel Acebes ofrece la oportunidad de apadrinar a uno de sus 1.400 cerezos a todo aquel interesado en disponer de su propio árbol para recoger la fruta directamente de sus ramas, una acción muy valorada entre la población de las ciudades. 

El interesado deberá abonar 60 euros el primer año y 15 los siguientes, un precio incluye el cuidado y la manutención anual del árbol.

 

Fuente: diariodeburgos.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor