Un caso de la temporada 2018-2019

Un importador holandés es condenado a pagar “tomates malos” procedentes de España

Un importador holandés ha sido condenado, mediante un fallo de un juzgado de la ciudad de La Haya el mes pasado, a pagar los tomates de dos envíos españoles de la temporada 2018-2019, a pesar de una disputa sobre la calidad.

A su llegada a los Países Bajos y tras una inspección, los tomates del productor español resultaron no cumplir con la calidad exigida. Por lo tanto, el importador holandés no pudo revender los tomates a su cliente británico, sino que tuvo que venderlos a otro cliente a un precio significativamente más bajo.

Inspección
Esta fue la razón por la que el importador holandés no pagó las dos cargas de tomates. El productor español, sin embargo, afirma que los tomates eran de buena calidad cuando fueron cargados en España en los camiones de una empresa de transporte contratada por el importador. En ese momento no se llevó a cabo una inspección por parte del importador holandés.

Transporte
El tribunal señaló que esto podría dar lugar a discusiones sobre un período "gris" durante el transporte. El riesgo de pérdida de calidad durante el transporte es, según el juez, por cuenta del importador.

El tribunal señaló que, en vista de las regulaciones comerciales europeas, el importador no ha cumplido con su obligación de inspeccionar los tomates. La lección que se puede sacar de este caso es que, en caso de transporte por parte de un tercero, inspeccionar la mercancía antes de la carga puede evitar disputas.

Ahora el importador holandés debe proceder al pago de las facturas por valor de casi diez mil euros.

Fuente: De Rechtspraak


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor