Se prevé una caída de la cosecha del 30% en el cinturón citrícola de São Paulo y el oeste-suroeste de Minas Gerais

La climatología adversa y la alternancia en la producción impactan en la campaña 2020/21 de naranjas en Brasil

De acuerdo con los datos de la actualización final de la estimación en la producción de naranja del área de cítricos de São Paulo y el oeste-suroeste de Minas Gerais, publicados por Fundecitrus y sus colaboradores, la cosecha 2020-2021 ascenderá a 268,63 millones de cajas de 90 libras.

El volumen final previsto es un 6,65% menor al proyectado inicialmente en mayo de 2020, y un 30,55% menor al producido en el ciclo 2019/20, lo que confirma la mayor caída en el volumen de cosecha registrada desde el inicio de la serie histórica, en 1988.

La estimación en la producción total de naranjas para la campaña 2020-2021 incluye:

  • 47 millones de cajas de variedades de temporada temprana Hamlin, Westin y Rubi.
  • 13,85 millones de cajas de variedades tempranas Valencia Americana, Seleta y Pineapple.
  • 81,45 millones de cajas de la variedad de mitad de temporada Pera Rio.
  • 91,95 millones de cajas de las variedades tardías Valencia y Valencia Folha Murcha.
  • 34,38 millones de cajas de la variedad Natal tardía.

Las razones de esta caída son el fenómeno de la alternancia en la producción y el tiempo extremadamente adverso durante toda la cosecha.

Como la temporada anterior registró una productividad récord, los naranjos llegaron a la temporada de floración con sus reservas de energía en niveles más bajos, lo que tuvo como resultado una reducción significativa en el número de frutos por árbol.

Además, el tiempo desfavorable se inició en septiembre y octubre de 2019, con temperaturas elevadas que dificultaron la fijación de los frutos recién formados, algo que tuvo como resultado una menor concentración de naranjas en la floración principal. Durante la fase de desarrollo del fruto, la sequía y el calor se intensificaron con la llegada de fenómenos climáticos como La Niña y otros fenómenos simultáneos, como la Oscilación Multidecadal Atlántica.

La deficiencia de agua y las altas temperaturas perjudicaron las funciones fisiológicas de las plantas, como la respiración, la fotosíntesis y la absorción de nutrientes, lo que, además de impactar la producción de frutos, provocó la muerte de árboles en todo el cinturón cítrico. Se estimó una pérdida de 1.356 millones de plantas, que no fueron cosechadas, del total de árboles productivos que se había computado en la estimación inicial de la cosecha.

Puede revisar el informe completo aquí.

 

Fuente: simfruit.cl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor