Peter van Hulten, del vivero holandés Van der Avoird:

“Un análisis anual nos ayuda a ahorrar CO2”

Quien llega con su coche al aparcamiento de Van der Avoird, en la provincia holandesa de Brabante del Norte, se ve inmediatamente rodeado por una gran cantidad de vegetación. “¡Qué verde y qué bonito!” es la reacción más normal, pero para el productor de esquejes de fresa y frambuesa es más que eso. “Es muy importante para nosotros poder proporcionar un lugar agradable para trabajar, pero la vegetación también constituye una zona de amortiguación para la recolección de agua”, dice Peter van Hulten. “Y el jardinero es un exempleado de nuestra empresa que ha empezado como autónomo, dedicándose a la creación y cuidado de jardines en los alrededores”.

Es un ejemplo de cómo la empresa reflexiona sobre cada tema y mira continuamente dónde se pueden hacer mejoras, también en el ámbito de la sostenibilidad. Incluso el entorno directo de la sede de la empresa es importante en este sentido.


Peter van Hulten, de Van der Avoird Trayplant


El invernadero se tiñe de un hermoso color verde.

Sostenibilidad
“La sostenibilidad es muy importante para nosotros”, es una frase que sin duda muchos emprendedores han dicho alguna que otra vez. Pero para el equipo de Van der Avoird Trayplant, es más que una simple frase. Hace quince años, el propietario Peter van der Avoird decidió no solo hablar del tema, sino empezar a trabajar encaminado a una mayor sostenibilidad a través de acciones muy concretas. Cada año se mide el impacto de las actividades de la empresa en el medio ambiente, tras lo cual el equipo se pone manos a la obra para mejorar los diez puntos más conflictivos. “Hace tiempo empezamos con el punto más importante”, dice Peter van Hulten, quien es corresponsable del tema de la sostenibilidad dentro de la empresa. “Esa fue la instalación de almacenamiento interestacional de energía térmica, por lo que ya no dependemos del gas. Cada invierno usamos el calor que almacenamos en verano”.

El ciclo del agua también se ha cerrado hace mucho tiempo y, gracias a un biofiltro y al uso mínimo de agentes fitosanitarios, la empresa ya no vierte su agua usada. “En realidad son cosas que serán obligatorias en el futuro, pero que nosotros queremos realizar ahora mismo. Nuestra filosofía empresarial es hacer todo lo que uno pueda”, dice Peter, quien explica que esto, sin embargo, no siempre es fácil. “La instalación de calefacción y de agua son proyectos muy grandes, pero miramos más allá. La instalación de paneles solares y la sustitución de automóviles diésel por eléctricos parecen opciones evidentes, pero también hay que preguntarse qué impacto tiene la producción de esos recursos en la puntuación total. Lo mismo se aplica a la separación de residuos plásticos. Nosotros no lo hacemos aquí en la empresa, porque los flujos de residuos no se pueden procesar por separado. Al fin y al cabo, se trata de hacer lo que sea práctico, viable y eficaz. Hay que buscar el equilibrio”.  


La instalación de almacenamiento interestacional de energía térmica

Varios aspectos de sostenibilidad
Debido a que se analizan todas las actividades y aspectos de la empresa, las medidas de sostenibilidad que se toman son muy diversas. “Parte del material vegetal se esparce en las parcelas de un vivero de árboles cercano, por lo que el suelo allí se enriquece con un mayor contenido de materia orgánica, lo que deriva en un mejor crecimiento de los árboles. También la turba se fabrica mediante un proceso circular”.

Poder deshacerse de esta manera de los desechos parece además beneficioso en términos económicos. “Bueno, no del todo”, se ríe Peter, “también se paga una tarifa bastante normal por este tipo de procesamiento. Pero lo importante es la idea y el impacto que tiene la medida, no tanto el precio de coste más bajo”. Peter aclara que ser competitivo es mucho más que ofrecer el precio de coste más bajo. “Estamos convencidos de que también nuestros clientes se dan cuenta de este valor añadido. Porque creemos que realmente es algo especial poder comprar una planta que no solo absorbe el CO₂ y lo convierte en oxígeno, sino que también nace de un proceso de producción que contribuye a la mejora del medio ambiente”.  


La automatización facilita el trabajo en el vivero.


La temporada de cultivo al aire libre también ha comenzado.

Clientes y proveedores que encajan
La apuesta por las opciones más sostenibles tiene su efecto en los dos lados de la cadena de suministro: las ventas y las compras. Y es que, si bien un vivero de plantas está al comienzo de la cadena de producción, también tiene proveedores. Por eso Alfred Boot, de la empresa Herkuplast, estuvo en la sede de Van der Avoird el pasado martes. Este proveedor de bandejas de plástico de un solo uso y de envases reutilizables tiene la misma filosofía: uno tiene que hacer todo lo que pueda. En este sentido, el tejado de la fábrica de Herkuplast en Alemania está lleno de paneles solares desde hace años.

A lo largo de los años, Van der Avoird siempre se ha centrado en investigar qué bandejas (de un solo uso o reutilizables) son las más adecuadas para cada cliente. Además, las bandejas de un solo uso de la línea Herkupak ahora se recuperan de los clientes y se reciclan tanto como sea posible. Van der Avoird también usa las bandejas de 40 y 104 orificios, provistas de un hueco patentado para dejar salir el aire caliente debajo de la bandeja y de una esquina para evitar el contacto entre la planta y el suelo.

“Las bandejas siempre viajan a las instalaciones de nuestros clientes, por lo que el uso de soluciones reutilizables no es muy práctico. Además, debido a la presión de las enfermedades vegetales, conviene no devolver el material de embalaje al vivero”, explica Alfred. “Después de su uso, las bandejas son recolectadas por la empresa Van Krimpen, que las procesa en su instalación de reciclaje especial hasta convertir el material plástico en una película o granulado, que Herkuplast reutiliza para hacer nuevas bandejas”.

Expansión
Todavía quedan muchos nuevos desafíos para Van der Avoird, tanto en la ubicación actual, donde este año el equipo se centrará nuevamente en buscar soluciones para los 10 puntos más críticos, como fuera de ella, ya que este año se planea una expansión considerable. Y es que la empresa está construyendo una instalación de cultivo vertical para la producción de plantones de frambuesa. Además, el vivero se ha dijado el objetivo de producir cada año 50 millones de plantas de fresa en 1,8 hectáreas de invernaderos, por supuesto, de la manera más sostenible posible. “Hablamos de iluminación led, y en particular la variante con la que el calor de las lámparas se puede aprovechar y utilizar en el cultivo, pero también de un sistema de captura de CO₂ y de un consumo mínimo de agua”, dice Peter, quien pronto estará feliz de invitar a todos los interesados que quieran ver la instalación.

Y es que esta ubicación hipermoderna contará con un centro de inspiración donde la empresa recibirá visitantes de dentro y fuera del sector. “Aprendemos mucho de otros productores, pero ciertamente también de las innovaciones que se llevan a cabo fuera del sector. En este sentido, para los problemas logísticos no hay que buscar soluciones hablando con los vecinos, sino mirando a los grandes centros de distribución, como por ejemplo la plataforma de entrega Bol.com. Por eso también queremos abrir las puertas de nuestra empresa, ya que consideramos que la sostenibilidad es un tema importantísimo. Nos gustaría inspirar a otros en esto”.

 

Para más información:
Van der Avoird Trayplant 
info@trayplant.nl
www.trayplant.nl

HerkuPlast
Alfred Boot 
export@herkuplast.com
www.herkuplast.com

Van Krimpen BV.
Jorg Swagemakers
jorg@krimpen.nl     
www.krimpen.nl 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor