Big O Farms invierte en una nueva línea de clasificación y envasado

Tras un devastador incendio que destruyó la fábrica de cebollas de Big O Farms en 2016, la empresa familiar optó por una línea de producción completamente nueva de Eqraft. Más de cuatro años después, las nuevas máquinas están en funcionamiento.

Maxwell Torrey, de Big O Farms, ha estado ocupado con los últimos retoques de la instalación de una nueva línea de clasificación y envasado de cebollas. "Va muy bien. Estamos haciendo unos últimos ajustes en el software, pero ya podemos decir que las máquinas están funcionando como esperábamos". La situación se ha alargado mucho, pues el incendio de 2016 no ha sido el único contratiempo al que ha tenido que enfrentarse Big O Farms. Debido a un cambio del equipo directivo en Eqraft y a las restricciones de viaje relacionadas con la COVID, el proyecto se retrasó aún más. Pero ahora, en la primavera de 2021, las nuevas máquinas están finalmente en funcionamiento y haciendo exactamente lo que prometían.

Actualmente, Torrey Farms es una de las mayores explotaciones de hortalizas del estado de Nueva York. La empresa produce, cosecha, envasa y envía hortalizas cultivadas localmente (como calabacines, patatas, zanahorias, pepinos) a retailers, el foodservice y mercados mayoristas de toda la costa este. Big O Farms es la unidad de negocio que produce cebollas.

Como experto en el diseño, la construcción y el mantenimiento de fábricas inteligentes, específicamente para las cebollas, Eqraft ya había visitado Big O Farms con anterioridad, pero no fue hasta después del devastador incendio del Día de Acción de Gracias de 2016 que la colaboración realmente tuvo lugar.

Superar los contratiempos
Eqraft empezó de nuevo en 2019 con un cambio de propietario y una nueva dirección. "Fue un momento muy difícil teniendo en cuenta la cantidad de dinero y tiempo que ya habíamos invertido en ese momento", expresa Maxwell. Otras empresas se ofrecieron a terminar el proyecto que Eqraft había iniciado, pero a pesar de la desafortunada situación, él quería la tecnología que le había impresionado durante su viaje a los Países Bajos dos años antes. "Quería que Eqraft lo hiciera y la nueva dirección hizo lo posible por ayudarnos, así que decidimos ir a por ello".

Pero el año 2020 trajo consigo un nuevo reto, las restricciones por el coronavirus, que hicieron muy difícil que el equipo de instalación de Eqraft pudiera viajar desde los Países Bajos a Estados Unidos para terminar el proyecto. Además, la entrega de las piezas de la máquina se retrasó. "Eqraft hizo todo lo posible por traer todas las piezas y conseguir el personal adecuado para la instalación, pero el coronavirus alargó el proyecto casi un año más", concluye Maxwell.

Para limitar los desplazamientos entre Europa y Estados Unidos, Eqraft contó con una empresa de Washington que ayudó en la instalación. Una combinación de técnicos locales y miembros del equipo holandés consiguió finalmente terminar la instalación.

 

Para más información: eqraft.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor