"Almacenamos CO₂ del aire exterior para que las plantas crezcan más rápido"

"En resumen, capturamos CO₂ del aire exterior y después lo liberamos dentro del invernadero. Como nuestro sistema incluye el invernadero como sistema cerrado, todo el CO₂ del interior aumenta el crecimiento de la planta. Esta nueva tecnología no genera ninguna emisión a los alrededores mientras se usa, y la solución es 100% neutra desde el punto de vista climático", explica Jarle Skjæveland, de GreenCap Solutions. La empresa ha lanzado recientemente este producto y está trabajando en varios proyectos en Noruega y en el extranjero.

"Nuestro fin último es que los invernaderos no dependan de combustibles fósiles y, al mismo tiempo, mejoren el rendimiento de sus cultivos", añade Jarle. Esta ambiciosa meta es la motivación principal detrás de este nuevo producto único, aunque sencillo: un sistema climático ambiental que proporciona a las plantas del interior del invernadero CO₂ del exterior. Además, permite la reutilización de agua condensada, lo cual reduce todavía más los costes de los productores.

El equipo técnico de GreenCap Solution combina décadas de energía en la industria petrolera y gasera, que ahora se ha aplicado al sector del invernadero. En los últimos cuatro años, ha trabajado en la técnica de captura de carbono. El año pasado, empezó a trabajar con la primera empresa de invernaderos para aplicar la técnica: Lauvsnes Gartneri, un invernadero de tomates de Finnøy, Noruega. El segundo proyecto lo ha puesto en marcha este año con un productor de pepinos noruego.

Zeolitas: un método probado
Para capturar las moléculas de CO₂, la empresa utiliza zeolitas, un mineral poroso que puede absorber grandes cantidades de gas. Las zeolitas se forman de manera natural, pero también se pueden producir industrialmente. "El uso de zeolitas como absorbentes de carbono no es nada nuevo, ya se usaba en los 60 con aplicaciones industriales. Nuestro invento, efectivamente, utiliza la energía y almacena el CO₂ para su aplicación en el invernadero, en combinación con un control de clima dentro de este", explica Jarle.

En el interior del invernadero, el CO₂ es transportado mediante un flujo constante de aire. "Con el invernadero cerrado un día de sol, la temperatura podría subir demasiado. Por ese motivo, tenemos un sistema de circulación que cambia el aire cada 10 minutos. Unos conductos debajo de las plantas producen un flujo constante de aire a baja velocidad. De esta manera, la temperatura del interior puede ser de unos agradables 24 ºC incluso en un clima caluroso", prosigue Jarle.

Agricultura vertical en Arabia Saudí
Esta técnica resulta útil en el nuevo proyecto que la empresa acaba de iniciar en Arabia Saudí. Esta vez, no en un invernadero, sino en una explotación vertical que cultiva ocho capas de lechuga. "Cuando visitamos Arabia Saudí hace unos meses, nos dimos cuenta de que algunos se mostraban escépticos con que nuestra tecnología fuera a funcionar también en un clima caluroso. Con este nuevo proyecto, estamos demostrando que nuestra técnica funciona, no solo para cultivos diferentes en distintos sistemas de cultivo, sino también en climas diferentes. Y la ventaja adicional es que allí podemos hacer un mejor uso de la energía solar también, aprovechando los recursos naturales disponibles".

En muchos países europeos, los productores generalmente tienen una producción combinada de calor y electricidad que ya proporciona CO₂ adicional. Pero, según Jarle, estos sistemas son fáciles de combinar. "Nuestra técnica es doble: o reemplazamos la fuente actual de CO₂ o bien la añadimos al entorno cerrado de crecimiento. Ambas cosas funcionan bien juntas, pero con nuestro sistema, los productores pueden dejar de usar combustibles fósiles por completo y seguir proporcionando ese CO₂ beneficioso para las plantas. Además, muchos países no necesitan el calor extra suministrado por el sistema de cogeneración, al menos no todo el año. En tal caso, trabajar con la producción combinada de calor y electricidad no es rentable".

Dentro del sector hortícola, el sistema de control climático ambiental de GreenCap puede tener muchas aplicaciones distintas. Pero la empresa ya está investigando otros posibles usos de su técnica de absorción de carbono. "El CO₂ se utiliza también en otras industrias, así que estamos investigando ya otra expansión, como empresas que absorban sus emisiones de CO₂. Sin embargo, la horticultura es un sector inmenso y en rápido crecimiento. Imaginemos que esta gigantesca industria, tan esencial para la producción de alimentos de todo el planeta, no generase emisiones. En esa dirección estamos trabajando".

El vídeo promocional del sistema de GreenCap Solution está disponible aquí.

Para más información:
GreenCap Solutions 
www.greencap-solutions.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor