Las pérdidas iniciales podrían rondar los 2 millones de euros

Las últimas tormentas afectan a unas 3.000 hectáreas de cultivo en las provincias de Valencia y Castellón

La Unió de Llauradors señala, en una primera valoración de urgencia, que las tormentas de ayer afectaron con distinta intensidad a unas 3.000 hectáreas de cultivo en las provincias de Valencia y Castellón, con unas pérdidas iniciales que podrían rondar los 2 millones de euros.

Estas tormentas llegaron de forma inesperada, ya que AEMET no preveía ningún tipo de precipitaciones y no se había declarado alerta amarilla. El frente se desplazó de oeste a este por la parte central de la Comunitat Valenciana y estuvo acompañado por pedrisco y mucha agua y rayos.

La zona más afectada es el Camp de Túria-La Serranía y las localidades donde se observan mayores daños serían Llíria y en menor intensidad Casinos y Pedralba. Estarían aquí afectadas unas 1.000 hectáreas, de las que en 800 el pedrisco iba muy mezclado con agua y la incidencia oscila entre el 5 y el 10%. Sin embargo, en las restantes 200 ha, el pedrisco era de gran tamaño y seco, y los daños según cultivos y parcelas podrían ascender al 100%, sobre todo en cebollas. Los cultivos más perjudicados son los cítricos, almendros, olivos y caqui y hortalizas, fundamentalmente cebollas y calabazas y en menor intensidad, sandía, pimientos y tomates.

La zona comprendida entre La Safor y la Ribera Baixa sería la segunda con mayor afectación, con unas 1.200 hectáreas afectadas (muchas de ellas zonas de playa). Los daños, sin embargo, al ir acompañado el pedrisco con bastante agua, serán de poca importancia, aunque no obstante en aquellas parcelas más expuestas los daños sí tendrán cierta importancia. Los términos municipales más afectados son Xeraco, Tavernes de Valldigna y Cullera y los cultivos parcialmente afectados serían en leñosos: naranjos y caquis y en hortícolas: calabazas, melones, tomates, pimientos y berenjenas.

La comarca de Utiel-Requena no se ha librado tampoco de los efectos de la tormenta de ayer, fundamentalmente Requena y sus aldeas con unas 200 hectáreas. Los daños serán de poca importancia y los cultivos más afectados son la viña, almendros y olivos.

La zona del Alto Palancia castellonense también resultó damnificada. La tormenta afectó a unas 500 hectáreas y afortunadamente el pedrisco iba mezclado con mucha agua.

La Unió solicitará medidas urgentes para las personas afectadas como por ejemplo la concesión de ayudas, reparto gratuito de producto fungicida para cicatrizar los daños, peritación urgente de los daños cubiertos por el seguro, la reducción del módulo del IRPF, la condonación del IBI de las parcelas cultivadas y construcciones presentes en ellas, la bonificación de las cuotas de la Seguridad Social durante un año, el establecimiento de préstamos con interés subvencionado y también una serie de actuaciones y ayudas para las cooperativas comercializadoras afectadas.

Para más información:
La Unió de Llauradors
launio@launio.org
www.launio.org


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor