Los cítricos de Castellón podrán volver nuevamente a Estados Unidos

El reciente anuncio de la suspensión durante los próximos cinco años de los aranceles impuestos por la Unión Europea y Estados Unidos en el marco del conflicto comercial que mantenían ambos bloques por las ayudas concedidas a Airbus y Boeing, ofrece nuevas perspectivas para los sectores exportadores españoles afectados desde su establecimiento.

Y entre ellos se encuentra el sector citrícola de Castellón, que se vio obligado a dejar de enviar clementinas al mercado estadounidense a finales de 2019 cuando la administración comandada por Donald Trump impuso una carga del 25% sobre el coste del producto, algo que hizo totalmente inviable los envíos.

Desde el Comité de Gestión de Cítricos, organización que agrupa a los principales exportadores de la Comunitat, destacaron la "satisfacción por este anuncio, que muestra que la llegada de Biden a la Casa Blanca ha dado un giro a las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea". Pese a liberarse de la carga, recordaron que estos dos años de ausencia "requieren de un trabajo de reposicionamiento, ya que en todo este tiempo hay países que han ganado terreno, como Marruecos".

El secretario general de la Unió de Llauradors, Carles Peris, consideró la paz comercial como "una buena noticia, que da esperanza de poder volver a enviar a este país". Además, señaló, "saber desde junio que en la próxima campaña se podrá exportar da un tiempo adecuado de preparación", algo que no pudo hacerse en marzo, cuando se levantaron los aranceles solo por cuatro meses.

Por parte de la Asociación Valenciana de Agricultores, su presidente Cristóbal Aguado mostró su "alegría" por el anuncio del fin de las barreras arancelarias, aunque rememoró que este problema comercial "es fruto de una injusticia, del que el sector agrario pagó los platos rotos". Por ello, propuso que la UE "compense por los daños".

Protocolos
El mercado norteamericano se considera como un país muy interesante para ampliar el radio de ventas de los cítricos, últimamente limitado a los países europeos. Pero la liberación de este sobrecoste no es el único desafío pendiente. El Comité de Gestión recordó las muy duras condiciones fitosanitarias que marca este país, con un tratamiento en frío que, añadió Carles Peris, "implica un coste de nueve céntimos por cada kilo exportado".

Por esta razón se pide al Ministerio de Agricultura que negocie una serie de condiciones para que las exportaciones sean viables.

 

Fuente: elperiodicomediterraneo.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor