La Mesa Nacional del Ajo presenta el informe “Eficiencia del uso del agua en el cultivo del ajo”

La Mesa Nacional del Ajo ha celebrado su Asamblea General Ordinaria en Las Pedroñeras, con la asistencia de los miembros integrantes de la Mesa, entre otros procedentes de Castilla-La Mancha, Andalucía, Castilla y León, Madrid y Extremadura. Entre otros puntos del orden del día, se ha procedido a la aprobación del acta de la sesión anterior, aprobación del Balance y cuentas anuales del 2020 y del presupuesto del 2021, se ha llevado a cabo una valoración de la cosecha y de la situación de mercado, y se ha presentado el informe “Eficiencia del uso del agua en el cultivo del ajo”.

Con este estudio se pretende poner de manifiesto el elevado valor generado en el sector del ajo español por volumen de agua utilizada, ya que es una de las producciones agrarias que mayor eficiencia obtiene por cada m³ utilizado, no solo desde el punto de vista económico, sino sobre todo por el empleo generado: en España se generan, de media, unos 141 jornales (1.130 horas) por cada hectárea de ajo cultivada, y unos 16.034 empleos directos (más de 4 millones de jornales). 

En dicho estudio queda de manifiesto que el ajo forma parte de la cultura económica y social de Castilla-La Mancha, especialmente en localidades repartidas por las comarcas de La Alcarria, La Mancha, Mancha Alta, Mancha Baja, Manchuela y Centro, concentrándose la mayoría de la producción entre La Mancha Baja y Centro de Albacete, siendo una gran fuente de riqueza para la región.

No obstante, es concretamente en la zona del Alto Guadiana donde en su mayoría producciones familiares con pozos con autorizaciones insuficientes (7.000 m³), están al límite de la rentabilidad para poder llevar adelante su cultivo debido a las numerosas restricciones que padecen.

El cultivo del ajo exige, por cuestiones agronómicas, fitosanitarias, ecológicas y de calidad de producto, la obligada rotación de cultivo, pudiendo sembrar ajos en la misma parcela, como máximo, una vez cada 3-4 años de forma viable, por lo que debe rotar, y el pozo/la concesión de agua no cambia de lugar. Para ello habría que impulsar las modificaciones o adaptaciones legales que fuesen oportunas en la legislación de aguas, según concluye el estudio.

En Castilla-La Mancha una de las prácticas que solucionarían parcialmente algunas situaciones, es que se permitiera (con resolución expresa) el agrupamiento de las autorizaciones de 7.000 m³/ha, para poder mejorar las opciones del agricultor que sea titular de más de un aprovechamiento de estas características.

Agilización en la gestión de medidas y resoluciones
También sería necesaria la agilización en la gestión de medidas y resoluciones, que  para el próximo Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Guadiana, se arbitre una fórmula que permita al cultivo del ajo generar autorizaciones temporales del uso del agua en parcelas distintas a las que está vinculado del derecho de agua.

 

Fuente: liberaldecastilla.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor