El sector citrícola español mantiene el optimismo

El sector citrícola ya tiene la mirada puesta en la próxima temporada –en la que se prevé una menor producción–, mientras la actual da los últimos coletazos. Y desde las dos interprofesionales españolas, Intercitrus (naranja y mandarina) y Ailimpo (limón y pomelo), se mantiene el optimismo en el futuro del sector, ya que a pesar de los retos a los que se enfrenta como el cotonet o la posible reducción del agua del trasvase Tajo-Segura, se tienen esperanzas de que en los próximos años se puedan retomar las exportaciones a Estados Unidos y abrir otros nuevos mercados, sin descartar el final del veto ruso a la fruta comunitaria, y que aumente el control fitosanitario en frontera de las partidas de terceros países.

Además, el propio sector muestra signos positivos, como ha explicado a Efeagro el presidente de Intercitrus, Ramón Espinosa, puesto que tras un constante goteo de pérdida de superficie, en 2020 "se ha recuperado potencial productivo, con 1.500 hectáreas de nuevas plantaciones citrícolas", sobre todo en Andalucía, lo que aumentará los volúmenes de cara a la apertura de nuevos mercados, señaló.

A su juicio, esta campaña que acaba de finalizar ha sido "razonablemente buena, mejor en mandarina que en naranja", pese al estancamiento de precios que se produjo a partir de diciembre, debido a que se solapó la producción y se cerró la hostelería.

Por su parte, el presidente de Ailimpo, Antonio Moreno –que dejará este cargo rotativo el próximo 14 de julio– ha asegurado que el impacto del cierre del canal horeca se ha sentido más en el limón que en el resto de cítricos, por lo que su balance de campaña es más negativo.

"Ha sido una campaña complicada, atípica, con una gran cosecha pero menor mercado", lo que ha provocado "momentos con excedente de producción y caída de precios, que aunque no ha sido tan desastrosa como en otros años, sí los ha situado por debajo de coste en algunos momentos", ha declarado a Efeagro.

Para Espinosa uno de los mayores retos para el futuro del sector pasa por aumentar el control en frontera con el objetivo de contener la entrada de plagas en las zonas productoras. A este respecto, tiene puestas sus esperanzas en la revisión del tratado comercial UE-Sudáfrica que se llevará a cabo el próximo mes de octubre.

Cabe recordar que si Sudáfrica y el cotonet está en el punto de mira del sector de la naranja, en el del limón es Argentina y el temor a que se instale el hongo de la mancha negra en las zonas productoras que ha sido detectado en muchas partidas a su entrada en la UE, lo que provocó el cierre de la frontera para estos envíos desde el verano pasado.

 

Fuente: agrodiario.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor