Egipto se consolida como el rey mundial de la naranja Valencia

Egipto se ha convertido en el mayor exportador mundial de naranjas arrebatándole el puesto a España. A pesar de ser un país en el que el 95% de su superficie está ocupada por el desierto, alrededor de 168.000 hectáreas de naranjos se extienden por su árida geografía como si de un espejismo se tratase; y no solo en áreas del delta del Nilo, ya que el 60% de ellas se ubican en áreas desérticas recuperadas.

La naranja es el cítrico más cultivado en el país, representando el 80% de la producción citrícola total, y la variedad Valencia es, con diferencia, la más sembrada.

“En los últimos años los productores españoles no han mostrado mucho interés en la variedad Valencia. Han preferido plantar cítricos fáciles de pelar mientras en Egipto optábamos por sembrar más naranjas, en su mayoría, Valencia”, reconoce a El Independiente Mahmud Shishini, director comercial de Mafa, una de las empresas agrícolas más pujantes de Egipto.

Su compañía, asesorada por expertos agrícolas israelíes tras el acuerdo de paz entre ambos países de 1979, fue precisamente la que hace tres décadas introdujo la semilla de la naranja Valencia que hoy crece por los campos de arena.

“Es un tipo de naranja que se distingue por su buena calidad y que resulta mucho más económica que otras variedades”, señala Abdelkader Hasan, propietario de una importante empresa agrícola exportadora. Una combinación de factores explica el éxito de este tipo de cítricos allá donde solo había tierra baldía. “Primero, es una semilla que todo el mundo conoce y sabe cómo sembrar. Segundo, se trata de una variedad sencilla y muy duradera. Tercero, el clima aquí es el idóneo. Y cuarto, en España el espacio puede ser limitado pero aquí, teniendo agua, se pueden plantar cientos si no miles de hectáreas. Es un modelo de inversión fácil de replicar”, desgrana Shishini.

En 2019, el último año del que existen registros, Egipto envió al extranjero alrededor de 1,8 millones de toneladas de naranjas, ligeramente por encima de España, según datos del Centro de Comercio Internacional, una agencia conjunta de la Organización Mundial del Comercio y Naciones Unidas. Ambos, no obstante, se hallan a gran distancia del tercer mayor productor, Sudáfrica.

Los principales mercados de la naranja egipcia son Rusia, Arabia Saudí, China, Países Bajos –considerada la puerta a Europa– y Emiratos Árabes Unidos, aunque en el último año el país árabe ha conseguido nuevos mercados para sus naranjas, que han llegado a destinos tan diversos como Brasil, Nueva Zelanda o Japón.

Concretamente Brasil abrió su mercado a los cítricos procedentes de Egipto a raíz de un acuerdo de libre comercio Mercosur-Egipto, que incluye a Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay. En el plazo de dos años, según estimaciones de la Cámara de Comercio árabe brasileña, podría liderar el mercado brasileño. 

 

Fuente: elindependiente.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor