La expansión del "cotonet" amenaza la próxima campaña citrícola en Castellón

La expansión sin control del cotonet (Delottococcus aberiae) por las comarcas de la provincia de Castellón, especialmente en la Plana Baixa, ya se alza como una de las amenazas más importantes para la nueva campaña citrícola, que dará comienzo el próximo mes de septiembre.

El responsable de citricultura de la Unió de Llauradors, José Francisco Nebot, señala que ya en el pasado año las mermas por esta plaga "llegaron a ser del 10% de toda la producción, lo que supuso grandes pérdidas económicas", y la expansión del cotonet en los últimos meses, ante la cual los productores asisten impotentes, apunta a unos daños mucho mayores para este año, en el que además se prevé una menor producción. Nebot pone el foco en la situación de las fincas más afectadas. "Con que tengan más del 30% de árboles daños, no será fácil que se pueda llegar a recolectar".

Desde la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), afirman que los tratamientos de lucha impulsados desde las diferentes administraciones "han sido un fracaso". Algo que también se puso de manifiesto en el último pleno de la Diputación, que trató la problemática, y donde se citó el balance negativo de las cooperativas.

Piden la autorización excepcional del metil clorpirifos
La clave está en la prohibición por parte de la Unión Europea de fitosanitarios con el metil clorpirifos como materia activa, una sustancia que, hasta su retirada, pudo contener la expansión de la plaga. En cambio la actual lucha biológica, con suelta de parasitoides, trampas con feromonas y la autorización de productos de menos efectividad que el vetado por la UE no han disminuido la llegada del insecto. "Creemos que habrá una efectividad a medio plazo, pero mientras tanto hay que dar solución al problema que tenemos ahora", comentó Nebot.

Por ello, la semana pasada tanto La Unió de Llauradors como AVA se reunieron con la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, para pedir, entre otras propuestas para paliar los daños provocados por el cotonet en la citricultura valenciana, una autorización excepcional del metil clorpirifos en zonas puntuales para evitar una mayor expansión de la plaga, y que la aplicación del producto se haga a través de la empresa pública Tragsa para que haya el máximo control y no deje residuos en la recolección. Algo que ya sería para el 2022, y que no afectará a la inminente campaña.

Ambas organizaciones aún están a la espera de recibir una respuesta.

 

Fuente: elperiodicomediterraneo.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor