Los citricultores valencianos calculan pérdidas "millonarias" esta temporada por el "cotonet"

El cotonet sigue expandiéndose en los campos de cítricos valencianos pese a los esfuerzos de los productores por frenar su propagación. Desde la prohibición del metil clorpirifos, que ahora solo aplicará la Conselleria de manera excepcional en aquellas parcelas que presenten un porcentaje de daños superior al 60%, la baja eficacia de las materias activas y las soluciones propuestas -en las que los citricultores invierten tiempo y dinero- no están generando el resultado deseado frente a la plaga.

El agricultor Celestino Recatalà, asegura que "este año va a ser muy duro para muchos agricultores", pues lo más probable es que pierdan "entre la mitad y toda la cosecha". Este daño con pérdidas "millonarias", que afecta tanto a los cítricos como a los caquis marcará un precedente, advierte Recatalà, pues se trata "de un gasto que no se puede soportar", lo que derivará en dificultades para que los propietarios financien los tratamientos y planteará decisiones como el abandono del cultivo, lo que pone de manifiesto la necesidad de medidas más exhaustivas.

La percepción del productor Eduardo Pérez es similar. Pérez, además, denuncia la falta de controles que han llevado hasta esta situación y recuerda los estrictos exámenes que años atrás los estadounidenses realizaban durante meses en los campos valencianos antes de exportar la producción a la otra parte del Atlántico.

Pérez, al igual que otros productores, aplican entre dos y tres tratamientos para sustituir al insecticida prohibido que, pese a ser productos autorizados, no consiguen erradicar la plaga. "El gasto se multiplica por tres o por cuatro", asegura.

No obstante, el cotonet no es a lo único que se enfrentan los cítricos valencianos, pues la importación de productos ha traído consigo otros problemas similares, es el caso de la araña roja, el trips de la orquídea o el ácaro rojo, cada vez más agresivo.

Mientras tanto, la plaga ya aparece en comarcas como La Ribera y la Safor, a lo que se le suman que las condiciones para volver al tratamiento del metil clorpirifos no son favorables. Los agricultores advierten que será más rentable vender la poca producción que les quede antes que tirar por la borda todo el trabajo si les aplican el plaguicida.

 

Fuente: lasprovincias.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor