Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

PMA Virtual Town Hall

Panorama de la evolución y las tendencias de la agricultura mexicana

Desde el nacimiento del TLCAN en 1994, la producción agrícola en México se ha más que duplicado y el país sigue experimentando un enorme crecimiento de la producción, ahora bajo el acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC). Mientras sigue creciendo, el reciente PMA Virtual Town Hall “México: Produce Powerhouse” analiza los desarrollos y tendencias en la agricultura de México.

Rubén Ramírez

Como señala Rubén Ramírez, director general de PMA México, en 2019 las frutas frescas representaron 6.900 millones de dólares y las hortalizas frescas 6.300 millones de dólares. "Casi el 50 por ciento del total de las importaciones agrícolas de México", dice Ramírez.

Tomates
El Town Hall se centró en algunos cultivos claves que México ha ido desarrollando, empezando por el tomate. Específicamente, el tomate Roma.

"Pasamos de 664.000 toneladas en 2014 a 857.000 toneladas en 2020", dice Antonio Villalobos, director comercial de GR Fresh. Apoyando ese crecimiento en los envíos de tomate, por supuesto, está el aumento de la demanda de tomates en EE. UU. "Tradicionalmente, EE. UU. es un consumidor de tomate redondo. Pero el tomate Roma se ha ganado su lugar, pues suele tener más sabor que otros tipos de tomate", dice Villalobos.

Los tomates Roma no son los únicos que están creciendo. Villalobos destaca que los tomates redondos, los cherry, los especiales y los tomates en rama (TOV) también han experimentado un aumento significativo de la demanda. Y con esa demanda impulsando la producción en México, la producción de tomate del país también ha avanzado en sofisticación. "No se ha incrementado mucho la superficie total cultivada. Pero los rendimientos han crecido en los últimos seis o siete años debido a la tecnología", agrega Villalobos. "Antes podías obtener entre 5.000 y 6.000 cajas de una hectárea y ahora estamos cerca de duplicar esa cantidad, acercándonos a las 12.000-13.000 cajas dependiendo del ciclo y la zona".

Esa tecnología, que incluye las operaciones de cultivo de agricultura protegida o los invernaderos de alta tecnología, han alargado la cantidad de meses que México puede ofrecer tomates, que ahora es todo el año. "La tecnología nos ha permitido cultivar durante el invierno, que es probablemente cuando el mercado estadounidense depende más de los tomates mexicanos. En esa época solo se produce principalmente en Florida", continúa Villalobos. "Tradicionalmente, la costa del Pacífico ha proporcionado tomates de México. Pero ahora las operaciones de todo el año proceden de zonas como Michoacán y Jalisco. Esas zonas han añadido muchas operaciones de media y alta tecnología".

Junto con los avances tecnológicos, México también ha incorporado nuevas variedades que ofrecen mejores rendimientos y alargan esa disponibilidad durante todo el año, lo que, a su vez, permite a los clientes seguir recibiendo tomates de la misma zona de producción en lugar de pasar por diferentes lugares de México.

Berries
Otro cultivo clave en México, las berries, también está experimentando una evolución interesante. Empezando por las fresas, José Luis señala que el crecimiento de las fresas de México no es significativo (se enviaron alrededor de 836.000 toneladas de fresas en 2014 y para 2020, esa cifra alcanzó las 920.000 toneladas). "El mercado de la fresa es bastante plano, creciendo alrededor de 3 a 4 por ciento cada año", dice José Luis Bustamante, presidente del consejo directivo de la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries). "El espacio que hay es de noviembre a marzo y es donde México está aumentando su producción y sus exportaciones".

De izquierda a derecha: José Luis Bustamante, Antonio Villalobos

Las moras de México, el sector más maduro de la familia de las berries, también está viendo una oferta estable. Pero, al igual que los tomates, las variedades más antiguas de berries se están sustituyendo por otras nuevas de mejor calidad y mayor rendimiento. "Así que veremos un cambio en las moras una vez que todas las nuevas variedades estén establecidas", expresa Bustamante.

Las frambuesas también están experimentando un crecimiento constante tanto en la demanda como en la oferta. "Sus variedades están aumentando y consiguiendo una mejor producción con mayores rendimientos y menos requisitos en cuanto a las horas de frío, como la baja o nula necesidad de frío", afirma Bustamante. "Creo que serán los próximos arándanos".

De hecho, ahí es donde México está viendo su mayor salto tanto en la producción como en la demanda, en la categoría de arándanos. "Con los arándanos, en la ventana de la primavera y el otoño, hay picos en el mercado. Pero además, cuando llegó la pandemia, los arándanos se convirtieron en uno de los artículos más deseados por sus beneficios para la salud", comparte Bustamante. "Se incrementó su consumo".

En México también se ha producido un desarrollo de variedades que ha permitido obtener arándanos de mayor calidad y rendimiento. "Y a diferencia de otras berries como las frambuesas o las moras, la vida útil es mejor y son más fáciles de distribuir", añade el experto, señalando que los arándanos en México son todavía un sector relativamente joven que ha visto un gran crecimiento en la última década.

De cara al futuro, Bustamante indica que el sector de las berries busca diversificarse y añadir nuevos consumidores. "Tenemos un obstáculo difícil: la logística. El envío de berries a Asia será solo por avión", dice, y apunta que el mercado interno mexicano también está viendo una mayor demanda de berries producidas en México.

Problemas universales
Y, al igual que los productores estadounidenses y canadienses, hay retos universales a los que también se han enfrentado los productores mexicanos. "La mano de obra es el número uno. Cada año es más difícil conseguir la mano de obra que necesitamos, y si añadimos la pandemia, se ha hecho mucho más difícil. El tomate es un sector que requiere mucha mano de obra", añade Villalobos.

El transporte y la logística siguen siendo un factor a tener en cuenta, sobre todo si se considera que los fletes han subido entre un 30% y un 40% respecto a hace un año. Los costes de suministro de artículos como el plástico y la madera también se han disparado. "Los precios de las materias primas han subido en todo el mundo, lo que ejerce presión sobre los precios asequibles que hasta ahora hemos ofrecido", afirma.

Por supuesto, el cambio climático también sigue siendo un reto para los productores de México. "Cada año hay huracanes más fuertes y frecuentes. Incluso con la agricultura protegida, los rendimientos bajan y el proceso de maduración se ralentiza. Y la producción en campo abierto es un reto", concluye Villalobos. "Estamos acostumbrados a producir tomates a ciertas temperaturas. Ahora, de repente, tenemos fuertes heladas y más lluvias que antes".

Bustamante está de acuerdo. "En la temporada de lluvias, el cambio climático está haciendo que las lluvias sean más intensas en periodos de tiempo más cortos. También tenemos temperaturas muy altas en zonas que no solían tenerlas, y para las berries, esto es difícil de afrontar".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor