La lava y la ceniza asfixian al plátano en la isla de La Palma

El ministro de Agricultura, Luis Planas, mantuvo este jueves una reunión telemática con los representantes del sector agrícola canario en la que trasladó a los asistentes la solidaridad del Gobierno con los afectados por la “difícil” situación que están atravesando y explicó el contenido del decreto aprobado el pasado martes por el Consejo de Ministros que recoge ayudas para la agricultura, la ganadería y la pesca de la isla.

Y es que la lava y la ceniza están asfixiando al plátano de Canarias en La Palma. “En primer lugar están las fincas arrasadas”, explica Domingo Martín, presidente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan). “Nos encontramos con varios tipos de daños”, añade en la sede de Cupalma, la mayor cooperativa platanera de Canarias. “El más obvio es el que tienen los productores a los que la lava ha sepultado sus fincas”. La superficie total de terrenos arrasados está calculada en torno a las 36 hectáreas, una cifra que no para de crecer.

Pero la ceniza también está causando estragos. “Es el gran problema”, explica Raúl Martín, presidente de Cupalma, que también es agricultor. “Se mete por todas partes y hace inviable recoger buena parte de la fruta. Hay que soplarla antes de cortarla y esto es un disparate de costes”. Según la cooperativa, puede que los productores del Valle de Aridane pierdan el 30% o 40% de la fruta, hasta 40 millones de kilos.

Existe también un problema comercial. El material piroclástico no afecta al sabor o a los nutrientes. Pero sí afea el producto. “La fruta se araña tanto al recogerla como cuando la metes en las jaulas en el camión. El resultado es que parece dañada a pesar de que es perfectamente comestible y las grandes superficies no nos la compran, no la quieren”. Además, por si todo lo anterior no fuera poco, el peso de la ceniza está provocando el colapso de no pocos invernaderos.

También está el problema del riego y del acceso a las fincas para darles un mantenimiento mínimo. “Hay una zona aislada, valorada en unos 20 millones de kilos, que está afectada por los cortes en el suministro”, explica Domingo Martín.
 
Cinco siglos de historia
El plátano está profundamente enraizado en Canarias. A comienzos del siglo XV se llevaron las primeras plataneras al archipiélago y hacia 1526 la planta ya estaba aclimatada y asentada en las islas. Y si el cultivo del plátano está en el ADN canario, esta presencia se torna superlativa en el caso de La Palma: es la segunda isla por producción, con un 32,4% del total, solo superada por Tenerife (42,7%). Y eso, a pesar de que su superficie es casi tres veces menor que la de la mayor de las islas.

 

Fuente: elpais.com


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor