Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Haciendo la agricultura más fácil, rentable y segura con la tecnología de edición genética ganadora del Nobel

La tecnología de edición genética CRISPR-Cas9 le valió a sus desarrolladores el Premio Nobel de Química en 2020, y ahora la startup israelí BetterSeeds está licenciando la tecnología de Corteva Agriscience y el Instituto Broad del MIT y Harvard, con el objetivo de hacer de la agricultura una actividad más fácil, rentable y segura.

“Este es el avance científico más importante que probablemente cambiará el mundo de la medicina y la agricultura en los próximos años y también mucho más adelante. Ocho años atrás reconocimos que la agricultura se iba a enfocar en la mejora de las plantas con base en esta tecnología. Y entonces dijimos que mejoraríamos los cultivos básicos con CRISPR”, expresó Ido Margalit, director ejecutivo y fundador de BetterSeeds.

En ese momento, la tecnología alimentaria no era un punto focal para los inversores como lo es hoy, por lo que la empresa apuntó al sector del cannabis, que tenía muchos problemas que podían ser resueltos con CRISPR. La encarnación anterior de BetterSeeds –CanBreed– usó la tecnología de edición de genes para conseguir semillas de cáñamo híbridas, estables y consistentes, para cannabis de grado médico estandarizado.

En la actualidad, Margalit encabeza el Forum of Medical Cannabis Seeds en la Asociación de Cámaras de Comercio de Israel, que acaba de lograr que el Gobierno apruebe la exportación de semillas israelíes de cannabis.

Según Margalit, las variedades de cannabis mejoradas de BetterSeeds saldrán al mercado en Israel a finales de este año.

Manzanas y naranjas
De cara al futuro, a Margalit le gustaría diversificarse en cultivos perennes como manzanos y cítricos, que no se plantan anualmente sino a largo plazo, ya que la tecnología de edición genética podría hacer que ese tipo de cultivo comprometan inversiones menos largas y arriesgadas. Además, Margalit destacó que la edición genética podría hacer que las cosechas perennes fueran estacionales.

Este cambio aumentaría la versatilidad de los agricultores y la forma en que pueden utilizar su tierra cada año y podría hacer que la agricultura fuera más rentable.

“Es una visión muy significativa. Creo que podremos cambiar las primeras cepas de cultivos perennes a estacionales en 2025 o 2026. Para cada cultivo, tendríamos que adaptar y ajustar los CRISPR, y ese es uno de los desafíos”, manifestó.

 

Fuente: es.israel21c.org


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor