Jaime Mendizabal, director comercial de Maf Roda:

“La inversión en automatización es clave para que España haga frente a la creciente competencia de países terceros”

La tendencia de las empresas productoras y comercializadoras a invertir en la automatización de los procesos y la implantación de nuevas tecnologías para la clasificación y calibrado de fruta se ha incrementado desde la irrupción de la COVID-19 ante las restricciones de personal. El sector hortofrutícola español se enfrenta a una cada vez mayor presión de países terceros que requiere de una constante apuesta por la automatización y reducción de costes para poder seguir compitiendo. Vivimos en la era de la información, y la inteligencia artificial y el big data se han vuelto imprescindibles para poder recopilarla y gestionarla.

Jaime Mendizabal, director comercial de Maf Roda Ibérica, analiza la actualidad, las necesidades y los retos del sector en materia de implementación de tecnología de automatización en la clasificación y calibrado de la fruta.

Maf Roda es, sin duda, la empresa de maquinaria poscosecha mejor implantada tanto en España como en la península ibérica. Sus sedes en Alzira, Lérida y Fátima (Portugal), y sus delegaciones en Murcia, Almería, Málaga y Sevilla aseguran un servicio de proximidad en las principales zonas de producción hortofrutícolas de la península.

“Esta cercanía a las zonas de producción nos permite un mayor conocimiento de los productos que allí se cultivan y, por consiguiente, desarrollar la tecnología más adaptada al producto y a las necesidades de los clientes. Esta capacidad de servicio de proximidad y conocimiento de los productos, así como la capacidad de desarrollar proyectos llave en mano, nos ha permitido ganarnos la confianza de los clientes, llegando en muchos casos a cuotas de mercado superiores al 85% según el tipo de producto y el grado de automatización requerido”, cuenta el director comercial de la compañía.

La pandemia acelera la necesidad de automatización para una menor dependencia de la mano de obra
La automatización de los procesos y la implantación de nuevas tecnologías para la clasificación y el calibrado de fruta es una tendencia que se abre paso desde hace ya bastantes años tanto en los grandes como en los medianos y pequeños actores del sector, cada uno dentro de sus posibilidades. Además, según señala Jaime Mendizabal, este proceso se ha visto acelerado debido a la crisis de la COVID-19.

“Durante este periodo, nuestros clientes han visto cómo las restricciones, en el ámbito de los recursos humanos, mermaban su productividad. Se han visto en la tesitura de tener que abrirse a nuevas soluciones para la automatización de los procesos que se habían mantenido hasta ahora dependientes de la mano de obra. El sector ha entendido perfectamente que, a día de hoy, la automatización de procesos no es una cuestión menor, es una necesidad para asegurar la supervivencia y el crecimiento de sus empresas”.

Todas las frutas y hortalizas se están viendo afectadas por esta necesidad de automatización
A priori, uno puede pensar que las frutas con mayor valor añadido son las más susceptibles de incorporar estos avances tecnológicos, pues se podría decir que su valor en el mercado lo justifica. “Es indiscutible que cuando un consumidor compra una fruta relativamente cara quiere asegurarse de que recibe una fruta de primerísima calidad, si no, no repetirá esa compra. Por tanto, es muy importante que, en estos casos, nuestros clientes puedan asegurar esta consistencia del producto en todo momento; y eso pasa por tener una instalación que no perjudique la calidad de la fruta que llega del campo y porque su clasificación se haga de la forma más precisa y constante posible. Para poder conseguirlo, la tecnología de clasificación automática, como el Globalscan 7 o el Insight, se han vuelto imprescindibles”.

No obstante, independientemente del valor en el mercado de la fruta u hortaliza de la que se trate, el director comercial de Maf Roda sostiene que esta tecnología no solo permite asegurar la consistencia del producto que se vende, sino también aumentar el rendimiento y la productividad general de un almacén. “Estamos en un mundo cada vez más globalizado. Nuestros clientes se ven obligados a competir con otros países cuyos costes en mano de obra son mucho menores. Por esta razón, reducir sus costes de producción a la vez que asegurar en el mercado un producto de calidad consistente se ha vuelto una obligación”.

“Esta situación hace que estos procesos de automatización se estén implementando en el sector de forma generalizada. Nuestras soluciones de automatización cubren todo el proceso desde que la fruta entra en el almacén hasta que sale directa al mercado. Es decir, va desde el volcado a la paletización y flejado final, pasando por la clasificación e incluso implementándose en el trasiego interno de mercancías con la incorporación de nuestros sistemas AGV adaptados al sector”.

Era de la información: “la inteligencia artificial y el big data se han vuelto imprescindibles”
“Sinceramente, creo que estamos viviendo en los tiempos de la información. Cada vez queremos conocer más datos del producto que clasificamos, ya sea para poder suministrar al mercado un producto de características cada vez más definidas, como para poder ayudar a la toma de decisiones en campo tanto en temas de tratamientos como de recolección”, manifiesta Jaime Mendizabal.

“La cantidad de información que queremos extraer del producto es tal que la incorporación de la inteligencia artificial y el big data se ha vuelto imprescindible para poder recopilarla y gestionarla. Hoy en día, la gestión automática de almacenes, la ayuda a la toma de decisiones o la trazabilidad integrada se han convertido en una necesidad para nuestros clientes o, al menos, en unas herramientas muy útiles. Maf Roda apostó hace tiempo por estas líneas de trabajo creando departamentos específicos para su desarrollo. Ahora, esta tecnología empieza a incorporarse en los almacenes de forma generalizada”.

“Cuanto más automatizados están los procesos de clasificación y de producción de un almacén, más útiles son las herramientas de gestión integrada que se desarrollan. Estos sistemas totalmente integrados nos permiten aumentar el rendimiento de las instalaciones con un mejor aprovechamiento de la maquinaria y con un mayor abanico de variedades de clasificación de la fruta. Las soluciones llave en mano que propone Maf Roda, donde toda la maquinaria está completamente integrada en un mismo sistema, facilitan enormemente la gestión del día a día de los almacenes y la optimización del rendimiento en tiempo real”, asegura el máximo responsable comercial de la compañía.

¿Hasta qué punto la selección y clasificación por calidad interna se convertirá en la norma?
“A nadie le hace gracia comprar un producto y que a la hora de consumirlo esté podrido por dentro, deshidratado o completamente insípido. Los consumidores somos cada vez más exigentes en este aspecto y esa exigencia es muy posible que vaya incrementándose a lo largo de los próximos años. Y es esta exigencia del consumidor la que impondrá la necesidad de clasificación interna”, explica Jaime Mendizabal.

“Por ejemplo, en la pera y la manzana, la detección de pudrición interna a través de nuestro sistema IDD se lleva aplicando durante muchos años de forma bastante generalizada. O la detección de deshidratados, en el caso de los cítricos, permite que, en ciertos momentos de la campaña, según los tipos de variedades presentes o tras una helada, nuestros clientes consigan asegurar la calidad de la fruta que mandan al mercado y que su imagen de marca no se vea perjudicada por este fenómeno”.

“En cuanto a la medición del grado Brix, hemos visto un incremento notable de la demanda en frutas muy diversas (tomate, cítricos, arándanos, fruta de hueso, melón...) en la península ibérica”, revela Mendizabal. “La instalación de los equipos Insight les ha permitido a nuestros clientes asegurar un nivel de producto final con más sabor y, por tanto, posicionarlo en el mercado con un precio superior, sacando, así, un mayor beneficio. Incluso, les ha permitido abrir nuevos mercados, como el asiático, donde el grado Brix es de vital importancia, como demuestra la gran demanda de estos equipos en ese mercado. Gran parte de las instalaciones de Maf Roda en Asia ya cuentan con uno en sus instalaciones”.

“El aumento del rendimiento y de la productividad para reducir costes pasa por la modernización y automatización de las instalaciones”
Para el director comercial de Maf Roda, en los próximos años, sin lugar a dudas, el mayor de los retos del sector hortofrutícola español será hacer frente a la fuerte competencia y gran presión que están ejerciendo las compañías llegadas de terceros países.

“Los costes de producción de estos países son mucho más bajos y eso ejerce una gran presión sobre los precios en España. En una situación donde los precios vienen, por tanto, prácticamente impuestos por el mercado, el sector tiene que apostar por el aumento de rendimientos y productividad tanto en campo como en almacén para poder así reducir costes y mantener beneficios. Este aumento del rendimiento y de la productividad pasa, sin duda, por la inversión en la modernización y automatización de sus instalaciones. El sector hortofrutícola español ha demostrado durante estos últimos años su liderazgo, consolidación y solidez a nivel internacional. Es una industria que en España cuenta con grandes profesionales y con una gran capacidad de resiliencia. Creo que, por muy grande que sea el desafío, el sector sabrá adaptarse y estar a la altura de las circunstancias”.

Más de 60 patentes a lo largo de su historia para mantenerse como líder en automatización
“Para todo el equipo del grupo Maf Roda, lo más importante es centrar nuestros esfuerzos y la reinversión en I+D en seguir desarrollando tecnología que aporte las soluciones más innovadoras a los desafíos a los que se enfrentan nuestros clientes en su día a día”, resalta Mendizabal. “Gracias a este esfuerzo continuo, hemos conseguido registrar más de 60 patentes a lo largo de nuestra historia y actualmente contamos con 7 centros de I+D en todo el mundo. Todos trabajamos en la búsqueda de las soluciones más innovadoras en las 6 áreas principales: ingeniería mecánica, automatización, electricidad, electrónica, trazabilidad y robótica. Liderando el desarrollo tecnológico y aportando fiabilidad y servicio a nuestros clientes como hacemos actualmente, seguiremos reforzando nuestro liderazgo en el sector”, concluye Jaime Mendizabal.

Para más información:
María Cabello
Roda Ibérica S.L.
Avda. de la LLIBERTAT Nº 53
46600 Alzira • SPAIN
T: +34 962403011
mcabello@mafroda.es 
www.maf-roda.com 


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor