El número de buques detenidos fuera de los puertos a nivel mundial casi duplica los que se contabilizaban a principios de año

Según publicaba Diario Financiero, el pasado 15 de octubre había a nivel mundial 584 buques detenidos fuera de los puertos, casi el doble que a principios de año, de acuerdo con datos de Kuehne+Nagel, uno de los mayores operadores de forwards de carga del mundo. Y la situación más severa se da en el sur de China.

Los casi 100 barcos que se mantienen a la gira esperando para atracar en los puertos de Hong Kong y Shenzhen son solo la última señal de los problemas que han golpeado a las cadenas globales de suministro, han elevado los precios al consumidor en Europa y Estados Unidos y han provocado escasez de bienes. La semana pasada, además, el paso del tifón Kompasu obligó al cierre de los puertos de la región durante dos días, sumando un atasco más a la congestión que ya se vive desde que comenzó la pandemia.

El problema se suma al hecho de que cuando los barcos llegan a sus destinos con retraso, las operaciones de carga y los horarios de entrega quedan fuera de secuencia, lo que provoca un efecto dominó de interrupción en los servicios de carga, camiones y almacenes.

Los problemas en las cadenas de suministro se reflejan en un aumento en los costos de envío: el precio global promedio del envío de un contenedor de 40 pies ahora está cerca de 10.000 dólares, tres veces más que a principios de 2021 y casi diez veces más que los niveles prepandemia, según Freightos.

Congestión en Europa
La mayor demanda de productos de consumo, la interrupción inducida por la COVID-19 en los horarios de los buques portacontenedores y la escasez de trabajadores portuarios y conductores de camiones se han combinado, además, para extender los tiempos de espera en los puertos.

En Europa hay largas esperas para los barcos fuera de Hamburgo y Amberes. Incluso cuando los barcos no tienen que esperar días en el mar, aún pueden producirse grandes interrupciones, como en el puerto de Róterdam en los Países Bajos y en Felixstowe en Reino Unido, donde la escasez de conductores de camiones o la obstrucción de las vías navegables interiores ralentizaron el movimiento de carga.

Costa oeste de EE. UU.
Por su parte, en la costa oeste de Estados Unidos, aunque el número de barcos que esperan en el mar ha caído de un récord de 76 en septiembre a 57 ahora, la escasez de trabajadores portuarios y camioneros hace que las naves tarden hasta doce días en echar anclas y descargar contenedores, retrasando la entrega de todo tipo de mercancías, desde zapatillas hasta frutas tropicales.

El problema es tan severo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha estado presionando a las empresas de transporte ferroviario, grupos de camiones y puertos para que aumenten su capacidad.

 

Fuente: simfruit.cl


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor