Los agricultores negocian con los supermercados una subida del 17% en sus productos

"La cadena de distribución debe ser consciente, en su mano está tomar la decisión de transferir los costes al precio final"

La campaña hortofrutícola ha comenzado bajo la intranquilidad de la escalada de los costes de producción, que hacen temer al sector que sus mercados de destino, entre los que sobresalen los comunitarios, se fijen en la producción de terceros países.

"Ese miedo está ahí", señala Fernando Gómez, director general de Proexport, "pero da más miedo que nos arruinemos, que los productores no sepan gestionar bien los nuevos contratos con los clientes y que no luchemos por un precio justo". Y es que las empresas agrícolas deben desechar para esta campaña los modelos de contratos que llevaron a cabo en años anteriores con mayoristas, supermercados u otros actores de la cadena de distribución. "La estructura de costes ha volado en cuatro meses, hay que amortiguar su impacto".

El campo se enfrenta a un encarecimiento de suministros como embalajes, envases, piezas de riego, fertilizantes o la luz, por lo que el sector está renegociando al alza los precios finales, calculando una subida del 16 o 17% en el producto final impulsada por los elevados costes de producción y la falta de suministros.

Además, los productores ya comienzan a tantear cómo amortiguar en las ventas a sus clientes el precio del agua desalada cuando el plan de interconexión y ampliación de las desaladoras que el Gobierno central quiere para el Levante salga adelante para no depender del Trasvase. Asumen que pagarán más, aunque no estén fijados los precios todavía, pero entienden que la eficiencia energética en las plantas no acabará por abaratar los costes de producción.

"La cadena de distribución debe ser consciente y en su mano está tomar la decisión de transferir los costes al precio final", señala Gómez, que subraya que la postura de Proexport es que los mayoristas y supermercados busquen su margen comercial pero que no trasladen la totalidad de los costes al precio de venta al público (PVP), ya que el consumo de sus productos "es muy fuerte, hay demanda".

 

Fuente: laopiniondemurcia.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor