El mercado del tomate italiano en la gran distribución polaca

El Simposio del Tomate de Comiso, que tendrá lugar los días 29 y 30 de octubre de 2021, abordará el mercado del tomate en Polonia y las posibles oportunidades de exportación del producto italiano. El evento, organizado por Agrisicilia, llega a su cuarta edición y cuenta con dos días de encuentros, convenciones y una zona de exposición dedicada al producto siciliano.

El país asociado para 2021 será, efectivamente, Polonia. Gracias a la presencia de Bartolomiej Majda, consultor de grandes cadenas de distribución polacas, se podrán conocer las preferencias de los consumidores polacos, la producción del país, las recientes tendencias comerciales y el potencial de exportación de los productores sicilianos.

En 2019, había 2.102 hectáreas de invernaderos en Polonia que producían 677.000 toneladas. Los tomates de invernadero se producen durante todo el año: la mitad de ellos (1.037 hectáreas) se encuentran en invernaderos reales, mientras que el resto se encuentra en túneles de "tejido no tejido". Las labores de cosecha se llevan a cabo principalmente entre mayo y octubre.

La luz artificial se ha hecho cada vez más popular en los últimos años, aunque ha requerido considerables inversiones en tecnologías modernas. En Polonia, la variedad más cultivada en un entorno protegido es el tomate rosa, que es el más popular en el mercado nacional, seguido por el tomate Corazón de Buey, el tomate cocktail y los distintos tipos de tomate cherry (amarillo, chocolate).

Los últimos tres años han sido muy diferentes debido a los cambios recientes, especialmente durante la pandemia de COVID-19. En contra de lo que pudiera parecer, 2020 fue en realidad un buen año para los productores, caracterizado por un aumento del consumo de producto nacional, ya que las importaciones de España, Países Bajos y Turquía fueron imposibles.

El año pasado, de hecho, el considerable aumento del precio de la electricidad, los fertilizantes, el combustible (los invernaderos se calientan con carbón en Polonia) y el gas hizo imposible obtener beneficios con los tomates. La situación empeora cada día, pero los productores no han cambiado sus modelos de producción para 2022. Se espera que los costes de producción se dupliquen y probablemente aumenten las importaciones de España y Turquía, ya que sus condiciones meteorológicas son más favorables. Las compras de la gran distribución también se verán muy influenciadas por el aumento del precio de la energía, que perjudicará a la producción de los países fríos en favor de los mediterráneos, permitiéndoles exportar más.

Las exigencias de la gran distribución son, en primer lugar, una clasificación y un envasado adecuados, así como la ausencia de residuos de pesticidas y el empleo de protección biológica.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor