Antonio Carmona González, gerente de Sunaran SAT y presidente de la Asociación Citrícola Palmanaranja:

“Queremos reforzar aún más en el exterior la presencia de las naranjas del Valle del Guadalquivir”

La naranja será la fruta cítrica más producida esta campaña en España. Se prevé que representará el 52,4% de la cosecha nacional, totalizando unas 3.511.079 toneladas, según el aforo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA); y la comunidad autónoma de Andalucía, con una producción esperada de 1.692.600 toneladas (-1,3% respecto a la campaña anterior) según los datos provisionales de la Junta de Andalucía, producirá el 48,2% de las naranjas españolas.

Las naranjas dulces representan de hecho el principal cítrico producido en las tierras andaluzas, concentrando el 70,5% de la producción total autonómica.

“El ciclo de crecimiento de la fruta se ha desarrollado bien en términos generales, lo que ha provocado una cosecha normal a nivel de producción y una fruta de muy buena calidad”, comenta Antonio Carmona González, gerente de Sunaran, SAT y presidente de la Asociación Citrícola Palmanaranja, impulsora de la marca de Garantía Naranjas del Valle del Guadalquivir. El aforo autonómico andaluz prevé un ligero descenso de la producción respecto al año pasado que se concentrará con mayor porcentaje en las variedades de comienzo de la campaña, sobre todo en la variedad Navelina, señala Antonio. “El resto de variedades se encuentran en unos niveles normales de producción”.

Las naranjas parten así con unas previsiones de mercado favorables, impulsadas por el hecho de que el año pasado hubieran cotizado en los niveles más altos de la última década, tanto en campo como a salida de OP/central de acondicionamiento.

“Al inicio de campaña nos estamos encontrando con bastante oferta aún de fruta del hemisferio sur en algunos mercados, pero confiamos en que con el paso de las semanas esa oferta vaya desapareciendo y sea sustituida por nuestra fruta de nueva campaña española. Esperamos que los mercados reaccionen de manera satisfactoria ante la nueva campaña y podamos tener un buen equilibrio entre la oferta y la demanda, lo que debería provocar que tengamos unos precios lógicos y rentables para todos los eslabones de la cadena alimentaria”, indica Antonio Carmona.

Y es que las naranjas, al igual que los demás cítricos del comienzo de la campaña española, han debutado en el mercado en un momento en el que existía una gran oferta de cítricos de ultramar, “sobre todo de Sudáfrica”, puntualiza Antonio. “Además, existe cierta incertidumbre sobre lo que todavía pueda faltar por llegar, ya que nos llegan noticias sobre problemas diversos en el país de origen y aún no se sabe si llegará más fruta, cuánta y cuándo. Lo que finalmente suceda con esta cuestión influirá seguro en los mercados de una u otra manera”.

Egipto, un importante competidor para la naranja andaluza
Pero las importaciones contra las que compite la producción andaluza no solo provienen del hemisferio sur solapando, como está ocurriendo en estos momentos, los extremos de la campaña; en el hemisferio norte, y más concretamente en el entorno mediterráneo, existen importantes orígenes productores que han irrumpido con fuerza en la industria de la naranja.

“Durante el periodo de nuestra campaña, el país que más ha incrementado sus exportaciones en los últimos años ha sido Egipto, se ha convertido en un competidor muy importante en prácticamente todos los mercados donde estamos presentes. Sus niveles de costes de producción hacen que normalmente puedan ofrecer su fruta a unos precios con los que nosotros normalmente no podemos competir. Además de eso, no están sometidos a las mismas normas fitosanitarias europeas que nosotros, con lo que tienen la posibilidad de usar materias activas en sus cultivos que nosotros tenemos prohibidas, es decir, no competimos con las mismas reglas, lo que provoca una clarísima competencia desleal que viene provocando una situación cada vez más preocupante para nuestra producción”.

Europa, el principal destino
España es el primer país productor de cítricos de la UE y el principal exportador mundial de cítricos frescos –en 2019 representó el 25,2% de las exportaciones mundiales de cítricos, según datos publicados por el Observatory of Economic Complexity (OEC)–. Y el entorno comunitario es, sin duda, su mayor mercado.

“Todos los países europeos son mercados importantes para nuestras naranjas. Quizás Alemania, Francia, Holanda y Polonia, por número de habitantes y relaciones comerciales, podrían ser los más importantes dentro de Europa”, explica el profesional, “aunque a ultramar se destina cada vez más porcentaje. Seguramente alcanzará ya entre un 25-30%, dependiendo de la campaña, ya que las naranjas admiten un viaje largo y además nos sirve para descongestionar el mercado europeo e intentar que este no se sature. Lógicamente, los problemas logísticos existentes en estos momentos dificultan estas exportaciones, pero en principio se están intentando resolver entre todas las partes implicadas y en estas primeras semanas de campaña ya hay previsto el envío de bastantes contenedores a países como Canadá y a la zona de los Emiratos Árabes Unidos”.

Desde el 1 de enero este año, Reino Unido es también, a todos los efectos, un tercer país. Su salida de la UE es una realidad con la que la exportación citrícola ya convivió la campaña pasada, pero es un capítulo aún por escribir. “Todo lo que suponga un cambio importante en la forma habitual de trabajo con cualquier mercado provoca una incertidumbre que generalmente perjudica el normal desarrollo de las relaciones comerciales. En el caso de Reino Unido ya lo estamos viendo y esperemos que se puedan solucionar los problemas, porque es un mercado muy importante para nuestras naranjas”, matiza Antonio.

Aunque, a pesar de su magnitud, ese no es el único reto al que se enfrentará el sector esta campaña, como comparte Antonio. “Creo que el principal reto que tiene nuestro sector en general es que sea capaz de alcanzar un peso importante tanto en España como en Europa, donde la Interprofesional Intercitrus pueda defender los intereses comunes y generales de todo el sector ante las constantes amenazas que nos acechan”, afirma. “Falta una buena labor de promoción de nuestros cítricos tanto dentro como fuera de España, una labor de concienciación al consumidor europeo de que consuma producto europeo y una labor de defensa de los intereses del sector ante las administraciones”.

“Con respecto a esta campaña, a mi entender, el principal reto del sector es ver cómo se recoloca el mercado tras haber dejado atrás los meses más duros de la pandemia y haber vuelto prácticamente a la normalidad. Las dos últimas campañas han estado muy condicionadas por dicha circunstancia y ahora hay que ver cómo se va a comportar el consumo y la demanda por parte de la población”.

El Valle del Guadalquivir concentra el 50% de la producción de naranja ecológica en Andalucía
España es el primer país europeo en superficie y producción ecológica y el tercero del mundo, y Andalucía representa el 45% de la superficie ecológica nacional.

Los datos de la campaña 2019/20 ponen de manifiesto la apuesta del campo andaluz por la sostenibilidad en la producción de cítricos: la superficie de cítricos ecológicos se elevó esa campaña hasta las 8.973 hectáreas, lo que supuso un aumento del 4,7% con respecto al año precedente y el 10% de la superficie total de cítricos.

En concreto, la superficie de naranjo ecológico se cifró en 4.977 hectáreas en 2019, lo que representó el 6% de la superficie total de naranjo en Andalucía, registrando un incremento del 2,4% respecto al año anterior, según datos de la Junta.

Es de destacar que la superficie en conversión, con 1.040 hectáreas, aumentó un 34,7% respecto a 2018, lo que es indicativo del importante potencial de crecimiento de la superficie ecológica en los próximos años.

En este segmento, el Valle del Guadalquivir juega un papel esencial concentrando el 50% de la producción de naranja ecológica en Andalucía –Sevilla produce el 37,8% del total y Córdoba el 12,2%–, que se exporta principalmente a la UE, con Alemania, Francia, Portugal, Reino Unido y Holanda a la cabeza.

Los datos de la campaña 2019/20 también revelan que las cotizaciones de la naranja ecológica a la salida de centro de manipulación en Andalucía fueron un 42% superiores a las de la naranja convencional, destacando la Navelina, que alcanzó una diferencia del 44%.

Marca de Garantía Naranjas del Valle del Guadalquivir
La vega del Guadalquivir posee unas características edafoclimáticas idóneas para el cultivo de naranjas, que les confiere a la fruta las propiedades organolépticas y físicoquímicas que le aportan su distinción y su reconocimiento en el mercado. Y la Asociación para la Promoción de las Naranjas del Valle del Guadalquivir, que ha estado presente en la última edición de Fruit Attraction, trabaja por promover el conocimiento de estas naranjas con marca de garantía propia.

“Desde la primera edición hemos participado en Fruit Attraction, el lugar donde hay que estar si perteneces al mundo de las frutas y hortalizas, con un stand propio. Por otro lado, desde que iniciamos este proyecto hemos hecho diferentes acciones de distinto formato, para dar a conocer al consumidor nacional que en Andalucía se producen naranjas, y que el Valle del Guadalquivir es el principal productor, aportando tanto como lo pueda hacer la Comunidad Valenciana. Queremos seguir trabajando en esta línea y reforzar nuestra presencia más en el exterior, pues no podemos olvidar que prácticamente un 80% de nuestra producción tiene como destino el mercado exterior, especialmente el Europeo”, subraya Antonio Carmona.

Para más información:
Antonio Carmona González
Gerente de Sunaran SAT y presidente de la Asociación Citrícola Palmanaranja
Marca de Garantía Naranjas del Valle del Guadalquivir
www.valledelguadalquivir2020.es


Fecha de publicación:
Autor:
©



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor