Francia

Frutas de verano: la facturación se ve afectada por la caída histórica de la producción, a pesar de la subida de los precios

Según el resumen de la situación de las frutas de verano en Francia publicado por la web de estadísticas del Ministerio de Agricultura y Alimentación francés, Agreste, en 2021, las cosechas históricamente bajas ligadas a las heladas de abril han provocado un aumento de los precios al productor respecto a 2020 sin compensar, sin embargo, las caídas de producción. La facturación descendió en el caso de los albaricoques y las cerezas, pero se mantuvo estable para los melocotones-nectarinas.

Albaricoques: caída histórica de la producción
En 2021, la cosecha de albaricoques en Francia se estima en 56.000 toneladas (t), que es menos de la mitad de la producción media anual entre 2016-2020. Se trata de la producción más baja desde hace 42 años, debido a las históricas heladas de primavera que afectaron a todas las regiones productoras, especialmente al corredor del Ródano. Las variedades más recientes, como la Bergeron, situadas principalmente en el Valle del Ródano, son las más afectadas.



Según medFEL, la producción europea de albaricoques
ha descendido un 20% respecto a la ya baja producción de 2020 y un 37% en comparación con el nivel medio de las campañas de 2016 a 2020. Es la producción más baja desde hace al menos 20 años, como consecuencia de las heladas, que han afectado gravemente a todos los países europeos productores de albaricoques. En Italia, Grecia y España, la cosecha ha bajado un tercio en comparación con el nivel medio de 2016-2020. 

Melocotones: un fuerte descenso de la producción
En 2021, la cosecha francesa de melocotón-nectarina, estimada en 146.000 t, se contraerá un 19% en un año y un 26% respecto a la
media de 2016-2020 (gráfico 2). Los rendimientos son los más bajos observados desde hace 23 años. Las heladas afectaron a todas las regiones productoras. En el Valle del Ródano se espera menos de media cosecha, mientras que 2019 y 2020 ya habían sido años de baja producción. En Occitania, se espera que las pérdidas sean más limitadas (-6% en un año).



Cerezas: la menor cosecha en medio siglo
En 2021, la cosecha de cerezas francesa, estimada en 16.000 t, se divide entre dos en un año y respecto a la media de cinco años. Ninguna zona de producción se libró de las heladas de abril, especialmente en el valle del Ródano. Francia registró la producción y el rendimiento más bajos desde hace al menos 46 años. Las variedades precoces fueron las más afectadas por las heladas. La campaña de producción se alargó en el tiempo, como consecuencia del retraso de la vegetación.

Aumentan las exportaciones de frutas de verano, excepto los melocotones
En la campaña 2021 (de mayo a agosto), las exportaciones de albaricoques franceses vuelven a aumentar (+20%) con respecto a 2020, después de haber disminuido a la mitad en 2020 (tabla 1). Esta recuperación de las exportaciones se produce en un contexto en el que el mercado europeo ha sido históricamente deficitario en cuanto a albaricoques. Los volúmenes siguen siendo, sin embargo, un 58% inferiores a la media de 2016-2020.



En el mismo periodo, las importaciones cayeron un 10% en comparación con los volúmenes medios en cinco años. El descenso se explica en gran medida por los menores volúmenes procedentes de España, debido a las heladas que han reducido el potencial de exportación del país. En cuanto al comercio de cerezas, Francia también aumenta sus exportaciones en la campaña de mayo-julio de 2021 respecto al mismo periodo de 2020 (+10%), pero las reduce un 27% respecto a la media de 2016-2020. La caída de la producción francesa ha afectado sobre todo a las variedades tempranas, mientras que las cerezas tardías, que se han salvado más, han sido las más exportadas. En el mismo periodo, las importaciones, cuyo principal proveedor es España, casi se duplican en comparación con la
media. En el periodo de junio a agosto de la campaña de 2021, las exportaciones de melocotones franceses se contrajeron respecto a 2020 (9% de media) y a la media de 2016-2020 (24%).
Al mismo tiempo, las importaciones, que en su mayoría proceden de España, han descendido un 12% en un año, aunque se mantienen cerca de la media a cinco años. 

Aumentan los precios de producción
En la campaña 2021, los precios al productor del albaricoque son
un 3% más altos que en 2020 y un 38% más altos que la media de 2016-2020. En mayo, la oferta fue reducida, al igual que las ventas. La gran distribución está más bien posicionada en el producto español, y espera el aumento de la oferta francesa. En junio de 2021, los precios están al alza (+12% en un año y +45% respecto a la media de 2016-2020). A principios de mes, la calidad heterogénea de los frutos lleva a los operadores a vender los lotes como "mermelada de albaricoque". La demanda fue entonces escasa y se acumularon existencias. Luego, gracias a un tiempo más veraniego y a la llegada al mercado de variedades más sabrosas, la demanda se hizo más firme. La promoción de los albaricoques franceses ha sustituido a la producción española, que este año ha estado menos presente en los estantes. El mercado es más fluido.

Las compras nacionales de albaricoques para el consumo
interno en el periodo de mayo a julio de 2020 se reducen en una cuarta parte, en comparación con la temporada anterior, debido principalmente a la caída de la producción.

Entre junio y septiembre de 2021, los precios del melocotón-nectarina
aumentaron un cuarto en un año, situándose un 43% por encima
de los precios medios de 2016-2020. En junio de 2021, los precios se mantienen firmes: +22% en un año y +43% en comparación con la media de cinco años, como resultado de la reducción de la oferta. La campaña comienza con fruta del Rosellón (aunque más tarde que en 2020), y luego continúa con fruta de Gard y de Crau. El mercado es dinámico para las nectarinas, al contrario que el de los melocotones, para los que se organizan promociones en las grandes y medianas superficies (GMS).

Durante toda la campaña de 2021 (de mayo a julio), los precios de
producción de las cerezas aumentaron un 50% respecto a los de
la temporada anterior y la media de 2016-2020. La campaña
de comercialización es más tardía que la de 2020. En mayo de 2021, los precios de la cereza son significativamente más altos que en 2020 (+34%) y que la media de 2016-2020 (+50%). Las aportaciones se reducen como consecuencia de las heladas, que afectaron más a las variedades precoces y no son suficientes para satisfacer a una demanda muy presente a finales de mes. Por otra parte, la calidad de las primeras cerezas cosechadas es variable, lo que no facilita la promoción de la fruta en los estantes. En los volúmenes procedentes de España alcanzaron casi el doble de los volúmenes habituales, según las llegadas al mercado de Saint Charles de Perpiñán. 

En junio de 2021, los precios de las cerezas son claramente superiores a los de de 2020 (+48%) y a la media de 2016-2020 (+51%). La demanda está presente, pero los elevados precios ralentizan el consumo, sobre todo a finales de mes, que también se caracteriza por un tiempo más frío. Por tanto, los precios bajan en un intento de sostener las ventas. Además, la competencia española es feroz, especialmente en los mercados mayoristas, donde los volúmenes importados son mayores que en años anteriores.

En 2021, hubo un descenso en la facturación francesa de frutas de verano, excepto los melocotones
En 2021, la facturación de la producción de albaricoques caerá a
nivel francés en un tercio en un año y respecto a la media de 2016-
2020. La fuerte caída de las cantidades de producción no se ha visto compensada por el aumento de los precios (gráfico 3). Sin embargo, esta tendencia francesa oculta las diferencias entre regiones y entre productores, según el impacto de los riesgos climáticos en la explotación. En el Valle del Ródano y Provenza, la facturación se redujo a la mitad en un año, mientras que se mantuvo estable en Languedoc y Rosellón.

En el periodo de junio a septiembre de 2021, la facturación del sector del melocotón aumenta, a nivel nacional, un 1% en un año, y un 6%
respecto a la media de 2016-2020 (gráfico 4). El aumento de los precios compensó con creces la caída de la producción. Sin embargo, la evolución es variable según las zonas de producción y entre los productores.

A nivel francés, la caída de la producción de cerezas supera la subida de los precios, y la facturación de 2021 baja un tercio en un año y en comparación con la media de 2016-2020 (gráfico 5). Ha bajado con respecto a 2020 en todas las zonas, excepto en Languedoc y Rosellón, donde ha subido debido a una cosecha menos afectada por las heladas.


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor