Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Momento favorable para Italia

Crecimiento del consumo, los precios y las nuevas plantaciones de kakis

En Italia, la campaña del kaki comenzó hace unas semanas: los productores parecen satisfechos, tanto en términos de producción como de ventas. El producto se vende bien, y "se han obtenido excelentes resultados en cuanto a tamaños, así como un adelanto en la coloración de unos 10-15 días respecto a años anteriores gracias a la considerable diferencia de temperatura entre las horas diurnas y nocturnas de octubre (en algunas zonas, la diferencia fue de hasta 10 °C)". Así lo afirma Vito Vitelli, agrónomo y creador del Circuito Melotto.

Frutos firmes de kaki Rojo Brillante de excelente tamaño, listos para la cosecha en las zonas de Metaponto y Caserta a partir de la tercera decena de octubre 

"Se reporta un aumento de los precios, que han pasado de una media de 0,40 euros/kg en 2020 a los 0,60 euros/kg actuales. También crece el consumo y el cultivo. España siempre ha sido uno de nuestros competidores, ya que ha sido cómplice de estrategias comerciales agresivas y políticas de precios a la baja que han llevado los precios pagados al productor a caer de 0,35-0,40 hace seis/siete años a los actuales 0,20-0,25 €/kg (con valores tan bajos como 0,08-0,10 €/kg en 2019). Este país no ha hecho más que aumentar su producción de kaki en los últimos 20 años, provocando un crecimiento masivo de la oferta y una caída de los precios".

Uno de los problemas fitosanitarios que afectan ampliamente al kaki en España son los aleurodes 

"Ha habido una crisis fisiológica y un entorno de monocultivo que, entre otras cosas, ha facilitado la aparición de una serie de problemas fitosanitarios (como los aleurodes y el Planococcus). Este año, por si fuera poco, a finales de septiembre algunas zonas productoras españolas se vieron afectadas por tormentas y granizo, que dañaron muchos cultivos de Rojo Brillante y dificultaron el inicio de la campaña, después de años ya comprometidos en términos de rentabilidad. Imagen de la derecha: Planococcus sp. (cochinilla).

"Los agricultores españoles, sobre todo los de nivel medio-bajo que ya trabajaban con bajos márgenes de beneficio, han comenzado a abandonar la producción, arrancando las plantas y pasándose a otros cultivos, como los cítricos, con variedades más modernas y atractivas. Por lo tanto, podría ser un buen momento para que Italia invierta en la producción de kaki de pulpa firme. El caso de España no debe hacernos pensar que hay que dejar de promover el cultivo del kaki. El objetivo es ampliar el calendario de cosecha de octubre a enero y, con técnicas adecuadas de poscosecha y almacenamiento en frío, la oferta comercial hasta marzo".

En los últimos años, los fruticultores italianos han mostrado un gran interés por la producción de kaki de pulpa firme. Se está estudiando la posibilidad de posponer la cosecha a enero mediante técnicas de retraso y en un entorno protegido por redes.

"Hay que señalar que, en los últimos años, España ha invertido en alrededor de 20.000 hectáreas para el cultivo de la variedad Rojo Brillante, mientras que en Italia, por el momento, la cifra es inferior a 3.000. Siguen siendo necesarias zonas para satisfacer la demanda nacional, teniendo en cuenta que ya no habrá una entrada masiva de productos extranjeros (ya procesados), que se venden al por mayor en Italia a poco menos de un euro. En cuanto a Turquía, otro país fuertemente interesado por los kakis, hasta ahora ha alcanzado una superficie de unas 1.000 hectáreas, pero el país todavía no es una amenaza para Italia, ya que su fruta se dirige principalmente a los mercados árabe y de Europa del Este".


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor