La baja demanda de naranjas ha retrasado hasta en tres semanas la recolección en La Vega del Guadalquivir

La baja demanda de las naranjas cultivadas en la comarca de La Vega del Guadalquivir ha provocado un parón en el mercado, con retrasos de hasta tres semanas en la recolección respecto a lo que sería una campaña normal, por lo que todavía hay muchas naranjas Navelina colgada en los árboles.

"La campaña ha sido muy lenta", señala el presidente de Asaja Sevilla, Ricardo Serra, quien se muestra esperanzado en que "a partir de ahora se active la demanda, pues la naranja es rica en vitamina C y debe convertirse en un aliado imprescindible ante la posible bajada de las defensas en el organismo por la llegada del frío".

La ralentización de la campaña responde a varias causas. Por un lado, Serra alude a que "hasta la semana pasada se estaba vendiendo naranjas de Sudáfrica en los lineales, una fruta que se recolectó hace dos meses y que se ha mantenido en cámaras, siendo de peor calidad y con dudoso cumplimiento de las exigentes normas sanitarias que impone la Unión Europea".

Si bien es verdad que todas las cadenas venden naranjas de contraestación durante los meses de agosto, septiembre, e incluso principios de octubre, "a partir de noviembre no debería quedar fruta de fuera". Sin embargo, este año se había comprado mucha fruta para el verano y debido a los retrasos en el transporte marítimo por la crisis de contenedores, "la entrada de cítricos de origen sudafricano en Europa se ha demorado más que nunca, por lo que ha habido un mayor solapamiento".

Por otro lado, está el hecho de que "Sudáfrica está reorientando sus producciones de naranjas hacia el momento en el que en Europa hay más demanda, y plantando variedades más tardías para competir con las más tempranas europeas, fundamentalmente españolas y andaluzas", explica el presidente de la patronal agraria.

A eso se le suma que, debido a las altas temperaturas "ha habido un pequeño retraso en la recolección de la de la naranja de aquí". La combinación de todos estos factores ha sido "demoledora" y ha llevado a que "el inicio de la recolección de la fruta se retrase hasta primeros de noviembre, cuando lo habitual es que a mediados de octubre la naranja esté en condiciones óptimas y con demanda".

Asaja Sevilla confía en que las cadenas empiecen ya a primar el producto nacional, por lo que pide a los consumidores que se fijen, además de en el precio, en el origen de la fruta que compren y que exijan la frescura del producto local.

Los precios de los cítricos además son inferiores a los del año pasado. "Estamos preocupados por los precios, porque vamos tarde, pero por bajar mucho el valor de la fruta no se van a consumir más naranjas, pero sí se va a acabar de arruinar al campo", critica el presidente de la patronal agraria.

 

Fuente: sevilla.abc.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


Facebook Twitter Linkedin Rss Instagram

© FreshPlaza.es 2021

¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor