Anuncios

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Kesia, de Rijk Zwaan, se lo pone fácil a los agricultores de berenjenas

Mejores condiciones laborales en invernadero y en la eficiencia de la lucha integrada con el concepto Clean Leaf

Kesia, la primera berenjena Clean Leaf de Rijk Zwaan, protagonizó la semana pasada una jornada con agricultores promovida por la casa de semillas Koppert y Campojoyma, empresa que ha apostado por este nuevo concepto que, como explicó Alberto Domingo, especialista de berenjena en Rijk Zwaan, destaca por mejorar las condiciones laborales en invernadero y la eficiencia de la lucha integrada en el cultivo.

Kesia es una berenjena negra y brillante con un cáliz verde intenso que no presenta vellosidades en hojas y tallos, por lo que evita alergias a los trabajadores y supone una planta menos atractiva a ciertas plagas, como la mosca blanca (Bemisia tabaci y Trialeurodes vaporariorum), trips (Frankliniella occidentalis), etc. A su vez, los insectos depredadores de estas plagas, como Amblyselus sswirskii, Orius laevigatus o Nesidiocoris tenuis, aumentan su eficacia al poder desplazarse por toda la planta con más facilidad.

Julián Giner, coordinador técnico de Koppert Almería, afirmó que el binomio de la variedad Kesia de Rijk Zwaan junto con control biológico aportado por Koppert permite solucionar de una manera más eficiente el control de plagas en berenjena.

Además, con el manejo integrado de plagas, a los consumidores les llega un producto con menos tratamientos, de aspecto muy atractivo, que mejora la experiencia de compra.

Berenjena a doble densidad
Mayor producción y calidad. Este es el objetivo que persigue Rijk Zwaan con el sistema a doble densidad en berenjena con el que ensaya desde el pasado año y que ya ha pasado a la ‘calle’, gracias a la colaboración de una decena de agricultores, dos de ellos ecológicos. Pepe Jiménez, especialista en el cultivo de berenjena en la firma de semillas, explica que el sistema propone duplicar la densidad de plantas, es decir, de unas 5.000 por hectárea en el caso de la berenjena a cuatro tallos a 10.000 plantas por hectárea de berenjena de dos tallos; en ambos casos el resultado es misma superficie foliar con 20.000 tallos por hectárea.

“¿Qué mejora entonces este sistema? Dos aspectos fundamentales: la producción y la calidad. Lo primero es algo numérico y fácil de medir y lo segundo se da gracias a que la producción proviene de los tallos más próximos al tallo principal. Ya tenemos ensayos muy prometedores”.

La experimentación también se ha llevado a cabo en Kesia sin injertar, sobre la que el especialista remarca el comportamiento de la berenjena a dos tallos en los meses de febrero-marzo, un periodo en que la berenjena sufre una pausa a la salida del invierno pero que en este caso muestra una mejor respuesta en la producción, que sigue continua, lo que a final de ciclo se nota.

 

Fuente: diariodealmeria.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor