Kiwinatur duplica la plantilla de trabajadores para cosechar la mayor cantidad de fruta posible

El temporal golpea los campos de kiwis asturianos en plena recolección

El temporal que está azotando España ha dejado en Asturias este fin de semana nieve, crecidas en los ríos del principado e inundaciones. Concretamente en Pravia, las fuertes lluvias y el desbordamiento del río Nalón han afectado a la cosecha del kiwi de la empresa KiwiNatur, que se encuentra en plena campaña de recolección.

Tatiana Pérez, responsable de recursos humanos de la firma asturiana, ha contado que el río se desbordó la noche del jueves y aunque no llegó a afectar la fruta, "el agua se llevó, como todos los años, el terreno lateral de la plantación" y parte de su material. Por temor a que las fuertes lluvias anunciadas para este fin de semana estropeasen la temporada de recolección, han duplicado los esfuerzos para intentar salvar la fruta. "Ayer los campos no se inundaron pero entró agua por toda la finca y no pudimos recoger. Hoy hemos tenido que reforzar la plantilla al doble", de 40 trabajadores han pasado a 80. "Con la previsión del tiempo y la amenaza de desborde, intentamos pegar un tirón estos dos días para intentar salvar la mayor cantidad de fruta posible", explica Pérez. 

La temporada de recolección del kiwi comienza a mediados de noviembre y se alarga durante 10 o 15 días. Por fortuna, estas inundaciones han llegado a últimos de mes.

El desbordamiento provocado por las intensas lluvias ha ensuciado las parcelas, afectando a parte de la fruta, y ha tirado unos 50 árboles entre los campos de Forcinas y Santianes, donde Kiwinatur tiene 14 y 16 hectáreas de plantaciones de kiwis, respectivamente. Esta suciedad causa lo que se conoce como "fruta negra", la cual, explica Pérez, es la fruta que se encuentra en la parte baja de los árboles y que debe ser tratada para eliminar cualquier resto afectado por las aguas, generando unos sobrecostes a la empresa.

Pérez lamenta que "todos los años" se enfrenten contra las mismas circunstancias. En esa zona del concejo de Pravia confluye el río Nalón y el río Narcea, y suele sufrir inundaciones en esta época del año. Desde la empresa, han trasladado a la Confederación Hidráulica del Cantábrico la petición de limpiar la rivera del río para paliar los efectos cuando estas lluvias se produzcan. Sin embargo, Pérez apunta: "No nos dejan hacer nada, pero ellos tampoco hacen por evitarlo. En mayor o menor medida, todos los años el río se sale y nos afecta a las plantaciones. Lo único que podemos hacer es rezar para que no llueva mucho y cuando pasa, darnos prisa en la recogida". La empresa ha decidido denunciar al organismo responsable de los ríos que desembocan en el Cantábrico. 

 

Fuente: lavozdeasturias.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor