Mala campaña de ciruelas en San Juan (Argentina) con daños por los fuertes vientos

"Los vientos, algunos muy extremos, han causado ramaleo y caída de frutas"

Esta semana, en sitios precoces de San Juan como en las serranías de Albardón y Pocito, se cosechan ciruelas de diversas variedades para consumir en fresco. 

Gonzalo Videla Montilla, con una cuadrilla de cosechadores en plena tarea, en las cercanías de Campo Afuera, en el departamento Albardón, explicó a Suplemento Verde: "Estamos con recolección manual desde hace algo más de una semana; hoy cosechamos las variedades Black Ambar y Black Beauty, pero el inicio fue con Royal Zee".

"En esta finca existen montes frutales de 10, 15 y 20 años de edad. Se ha visto en esta temporada mucha pérdida por ramaleo de frutas,  y es que han sido muchos vientos zondas y del Sur, algunos de grandes magnitudes. En todos nuestros vecinos y en el sector en general es lo que ha pasado en esta temporada, grandes mermas por los excesivos vientos de primavera".

Agregó: "Lamentablemente y a pesar de que falta aún ciruela para recolectar, los números no se van a modificar mucho, no hay ciruela y esa es la gran realidad de esta campaña", culminó diciendo mientras controlaba los cajones terminados a campo.

Mario González, que trabaja desde hace unos 35 años en la propiedad rural, dijo a Suplemento Verde: "Acá se envasa para mercados nacionales varios, todo de primera calidad, se desecha mucho, pero va solo lo bueno. Yo a ojo, y teniendo varias temporadas de esta fruta encima, considero que en un año bueno llegamos a cosechar 1.500 cajas por hectárea, y ahora estamos viendo que solo sumaremos unas 500 cajas por hectárea".

"Este año, no hubo cuadrillas para hacer raleo de frutos (lo que normalmente se hace todas las campañas), el viento solo se encargó de ello. Esto es negativo. Además, si se ve el suelo, se nota la cantidad exagerada de ciruelas tiradas por esto, verdaderamente una lástima".

Luis Pontoriero sentenció: "Es un año malo, no hay fruta. Esta es una actividad en la que todo debe salir alineado, para que haya un buen cuaje, y desde allí se avizora la cosecha y la producción de la temporada. Ahora estamos viendo los resultados de la gran cantidad de vientos reinantes en la fase de primavera y algunos muy extremos, que han causado ramaleo y caída de frutas".

Los precios, según calibre final, rondan entre $1.700 y $2.200 por caja de 10 kilos.

 

Fuente: diariodecuyo.com.ar


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor