La temporada comienza en noviembre y se prolongará hasta marzo

Aragón produce el 20% de la trufa negra del mundo

La truficultura es una actividad que está en pleno proceso de desarrollo en Aragón, con un crecimiento aproximado de 500 hectáreas anuales, en una comunidad que cuenta con una superficie de 10.000 kilómetros cuadrados aptos para el desarrollo de la trufa negra o Tuber melanosporum.

El 44% de los campos de este hongo en España se encuentran en Aragón, y suponen cerca del 75% del total de la producción anual del país. Asimismo, representan el 11% del total mundial de las plantaciones productoras de trufa negra y se estima que el 20% de la producción global de este hongo es aragonés.

Para hacer posible ese desarrollo de la trufa en el Alto Aragón, desde el año 2002, la Diputación Provincial convoca ayudas para el establecimiento de nuevas plantaciones y para la mejora de las ya existentes mediante la instalación de un sistema de riego. “Con estas subvenciones se quiere potenciar el cultivo de la Tuber melanosporum como motor de desarrollo en el medio rural, pero también diversificar la economía en aquellas zonas donde exista la posibilidad de que este cultivo funcione”, apunta Roque Vicente, presidente de la Comisión de Desarrollo y Sostenibilidad de la Diputación.

En 2009 se ponía en funcionamiento el Centro de Investigación y Experimentación en Truficultura y en 2010 comenzó su actividad en Graus la Asociación de Truficultores y Recolectores de Trufa de Aragón. Después del trabajo de todo este tiempo, la pasada primavera, los miembros de esta Asociación dieron un primer paso histórico hacia la creación de la Marca Trufa Negra de Aragón, indispensable para conseguir la Denominación de Origen Protegida que avale el mercado aragonés, clave en el sector a nivel internacional, pero sin reconocimiento oficial.

El presidente de la Asociación, David Royo, dice que los objetivos que se persiguen trabajando por esa Denominación de Origen Protegida, es la promoción comercial de un producto diferenciado por la calidad, así como luchar contra el fraude, los malos etiquetados y los aromas, y posibilitar la interlocución con las administraciones públicas.

La marca aportará como ventajas principales para el productor la publicidad, nuevos canales de promoción, diferenciación del producto, buenas prácticas y certificación de calidad.

David Royo indica que en estos momentos están inmersos en crear la Federación de la Trufa Negra de Aragón. “Estamos trabajando mucho en la estructura interna y ahora preparamos un convenio para firmar con el CITA para elaborar el reglamento de calidad que podríamos decir, es la parte fundamental de una marca para que se dé esa seguridad al consumidor de que realmente está consumiendo trufa de calidad. El pasado día 25 ya presentamos lo que es la marca y el acta constitucional de la Federación”.

 

Fuente: diariodelaltoaragon.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor