Anuncios

Ofertas de trabajo

Especiales más

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

El cartón triplica los costes del embalaje actual de los frutos rojos onubenses

El proyecto de Real Decreto de Envases y Residuos de Envases del Ministerio para la Transición Ecológica tiene como objetivo la transformación del embalaje para prevenir y reducir su impacto y el de la gestión de sus residuos sobre el medio ambiente, con la ambiciosa meta de conseguir que todos los envases puestos en el mercado sean 100% reciclables en 2030, y siempre que sea posible, reutilizables. 

“Desde enero de 2023 ya es obligatorio comenzar la transición si quieres llegar a tiempo”, señala Antonio Jesús Pérez, productor de berries de La Teja, ubicada entre Rociana, Almonte y Bonares. La suya es una plantación media en la provincia de Huelva con una superficie aproximada de 22 hectáreas en las que hay 800.000 plantas de fresa y 250.000 de frambuesas que destina al año alrededor de 215.000 euros en embalajes. De estos, el 40% es plástico actualmente.

“Tenemos un doble problema ahora mismo. Nos exigen que cambiemos del plástico al cartón al mismo tiempo que el propio plástico se encarece por los problemas de transporte y de la crisis energética. Al final estamos asumiendo un doble incremento: el plástico es más caro y la alternativa también”.

Y es que entre las medidas que contempla el proyecto de Real Decreto se encuentra que la venta de fruta y hortalizas en envases de plástico estará prohibida en los negocios retail en España a partir de 2023. Aunque hay que recordar que esta obligación no se aplica a las frutas y hortalizas envasadas en lotes de 1,5 kilogramos o más, así como a las frutas y hortalizas que presentan un riesgo de deterioro cuando se venden a granel.

Algunos proveedores ya comienzan incluso a imponer como criterios de marca envases sostenibles dentro de su política de marketing, explica Antonio Jesús. La Teja por ejemplo ha abierto “una línea gourmet con un mayorista que exige que todo vaya en cartón y sin plástico. Son peticiones concretas que asumen los sobrecostes, pero que nos apuntan hacia donde caminamos en un futuro cercano”.

El incremento en los gastos, además, se refleja en los elementos propios de la producción o el riego de plástico, sin alternativa, que ven como los precios escalan sin precedentes. “Este año he gastado 3.000 euros más en cintas de riego y son exactamente los mismos metros”, lamenta Antonio Jesús. Muchos proveedores, alertados por la crisis del transporte y los riesgos de desabastecimiento prefieren dar “precios semana a semana en lugar de hacer un presupuesto para toda la campaña”.

Francisco Alfaro, de Pilonar Berries, cifra el coste del futuro envasado en alrededor del triple de lo que supone actualmente. “Un millar de tarrinas de plástico para 125 gramos de arándanos o frambuesas nos cuestan 13 euros, mientras que la misma cantidad pero en cartón se dispara hasta los 44 euros”. 

 

Fuente: huelvainformacion.es


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor