Anuncios

Ofertas de trabajo

Top 5 - Ayer

Top 5 - La semana pasada

Top 5 - El mes pasado

Los productores caribeños exploran nuevos mercados y oportunidades

"El turismo es muy importante. Pero también tenemos que centrarnos en los alimentos".

Este fue el mensaje que se envió a los gobiernos de las islas del Caribe en 2019 cuando se empezó a formar un nuevo grupo en la agricultura. "Buscábamos otra fuente de ingresos para el Caribe y pensamos que la agricultura sería el mejor enfoque", señala Joseph E. Doway, de Caribbean Farmers Without Borders.

Y así, con solo 36 miembros para empezar, nació Caribbean Farmers Without Borders, una organización formada por pequeños y medianos productores y procesadores de islas como Bahamas, Guyana, Barbados, República Dominicana y muchas más. En la actualidad, cuenta con 145 miembros, y espera aumentar a 2.700 para finales de 2022, con el objetivo principal de encontrar nuevos mercados y oportunidades de exportación para los cultivos del Caribe.

Formar a los productores
Parte de la búsqueda de nuevos mercados comienza con la formación de los miembros sobre cómo acceder a ellos. "Un comprador del Reino Unido nos dijo que éramos muy buenos en la producción, pero que nuestros agricultores no siempre sabían cómo hacer negocios", dice Doway, que actualmente está trabajando en un programa de formación para que los productores mejoren sus habilidades en esa área. "Estamos trabajando con nuestros agricultores para vender sus alimentos a nivel local, regional e internacional. Pero tenemos que ayudarles especialmente a trabajar con otros países y compradores".

A su vez, encontrar nuevos compradores podría ayudar a impulsar la producción global en el Caribe. "Están produciendo, pero sus rendimientos no siempre encuentran un mercado. Muchos de nuestros agricultores, por ejemplo, pueden tener 4 hectáreas, pero solo producen 0,8 hectáreas porque no tienen comprador", explica Doway, quien señala que los productores de la organización tienen un rango de superficie que va de 0,4 a 120 hectáreas.

Y en esa superficie producen una gran variedad de productos, como hortalizas, bananas, mangos, piñas y otros. "Cada isla tiene sus productos básicos. Antigua tiene mangos. Santa Lucía tiene bananas", dice, y añade que también se producen tubérculos, como la batata, y cítricos, como limas, limones, naranjas y pomelos, entre otros. "Ahora estamos estudiando las frambuesas porque las hemos encontrado en la República Dominicana y queremos desarrollar ese mercado", continúa Doway.

Barreras comerciales regionales
Los nuevos mercados también incluyen más oportunidades regionales y, con ello, llegan los problemas de logística. "Tenemos problemas para exportar productos dentro de la zona. No tenemos barcos para llevar los productos de una isla a otra", concluye Doway. "Si estás en Antigua y te vendo mangos, estos irán de Santa Lucía a Florida, y luego a Antigua. No hay conexión directa, un asunto que también estamos estudiando".

Y con la esperanza de unir la agricultura y el turismo, Caribbean Farmers Without Borders también está presionando a los gobiernos para que aprueben un proyecto de ley para que los complejos turísticos del Caribe participen en el programa Adopt a Farm. La iniciativa está dirigida a los propietarios de complejos turísticos y empresas de los países caribeños. "Así los agricultores siempre tendrán apoyo y tendrán un lugar en el que vender su producto", expresa Doway.

Luego está el procesamiento, escaso en el Caribe. "Nos gustaría ver más agroprocesamiento. La temporada de mango desperdicia mucho volumen", concluye Doway. "Pedimos al Gobierno que estudie la posibilidad de producir jugos, pulpas, productos que se puedan hacer con las frutas que tenemos".

 

Para más información:
Joseph E. Doway
Caribbean Farmers Without Borders
caribbeanfarmerswithoutborders@gmail.com 


Fecha de publicación:



Reciba la newsletter gratis | haga clic aquí


Otras noticias en este sector:


¡Suscríbase a nuestra newsletter y manténgase al día con las últimas noticias!

Suscribirse Ya soy suscriptor